Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Tarragona cenit gastronómico

Los siete restaurantes provinciales con Estrella Michelin renuevan la distinción, mientras que el chef cambrilense Francesc Morell se estrena con el Aleia de Barcelona

| Actualizado a 24 noviembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La noche de Estrellas Michelin 2023, los Óscar de la Gastronomía nacional y portuguesa, no presentó demasiadas novedades con respecto al sector en Tarragona. Los siete establecimientos provinciales con distinción conservan ese estatus, un hecho que habla muy bien de la salud gastronómica local. Can Bosch (Cambrils), Rincón de Diego (Cambrils), Deliranto (Salou), Quatre Molins (Cornudella), Villa Retiro (Xerta), L’Antic Molí (Ulldecona) y Les Moles (Ulldecona) lideran, con una

Estrella, ese reconocimiento sibarita por parte de una guía que ha colocado a la restauración en el foco.

Por otro lado, el chef de Vila-seca. Eduard Xatruch, mantiene las dos Estrellas en el Restaurante Disfrutar de Barcelona, otro centro de referencia culinaria. Lo que quedó claro en la Gala de nominaciones es que la gastronomía catalana disfruta de un momento dulce, con propuestas innovadoras y un aire juvenil apasionante que han marcado las nuevas generaciones.

Eso sí, quizás, la gran novedad de esta edición tiene que ver con el logro que ha alcanzado el restaurante Aleia, también en Barcelona, donde el cambrilense Francesc Morell, segundo jefe de cocina junto a Rafa de Bedoya, se ha estrenado con la primera Estrella Michelin. El Restaurant Aleia, integrado dentro del Hotel Casa Fuster, cumple justo un año de apertura, y eso dota de un valor incalculable la mención que ha recibido por parte de la Guía Michelin.

«Es como alcanzar la perfección, la satisfacción es enorme. Desde que abrimos buscábamos esa Estrella, pero ni mucho menos nos la esperábamos», confiesa Francesc Morell, que vivió con gran alegría el premio.

El cambrilense se encuentra totalmente integrado al equipo de cocina y a la estructura laboral del restaurante después de varios años de formación en distintos locales de postín dentro del mundillo.

Mientras, Can Bosch sigue cultivando tradición. Cumple 39 años con una Estrella bajo el brazo, se trata del tercer establecimiento nacional con mayor antigüedad con respecto al premio. «39 años representan una vida, el trabajo de generaciones, ahora es mi hijo Arnau el que lidera el equipo, por ejemplo», reconoce Joan Bosch.

Sin el buen funcionamiento de toda una estructura, un establecimiento como el cambrilense, con tanto recorrido, resultaría imposible que obtuviera éxito. «Para hacer las cosas bien y con cierta calidad, necesitas invertir en personal y recursos. Creo que parte del mérito de todo lo que conseguimos es gracias al equipo, hay gente que lleva aquí más de 20 años», considera Bosch.

Las Estrellas Verdes

Los galardones a la gastronomía sostenible también han mirado hacia tierras tarraconenses, en este caso hacia el Ebre. Se une a la nómina de Estrellas Verdes, el restaurante Les Moles de Ulldecona. «No hemos hecho nada distinto a otros años, es verdad que sí hemos instalado placas solares por el tema de la energía», refleja el chef Jeroni Castell. Les Moles se suma a L’Antic Molí, también de Ulldecona, que ya contaba con esa Estrella Verde y la ha renovado un año más gracias a su labor minuciosa. Los dos establecimientos disfrutan además de su Estrella Michelin.

Con todo, el sector en la provincia mantiene el nivel de exigencia y no cesa en la ambición. «Yo creo que en los próximos años se sumarán más Estrellas Michelin de nuestra zona, porque se están haciendo cosas muy interesantes», añade Jeroni Castell.

Las creaciones que realizan con el producto de proximidad y la capacidad de ingenio que exhiben en cada uno de los platos se ha convertido en una fórmula casi infalible para permanecer entre los restaurantes elegidos por la Guía, aunque también el inconformismo y el afán de mejora. Los establecimientos tarraconenses disponen de un año para permanecer intactos en las señas de identidad que les distinguen en el sector.

Comentarios
Multimedia Diari