Ab'Uche'ado

Fútbol. El enfrentamiento entre el delantero nigeriano y los seguidores de Gol Nord complica la relación entre grada y plantilla de cara a las últimas jornadas

Jaume Aparicio

Whatsapp
Uche se encara con los aficionados tras anotar el 1-0 ante el Mallorca. FOTO: Pere Ferré

Uche se encara con los aficionados tras anotar el 1-0 ante el Mallorca. FOTO: Pere Ferré

Ike Uche (Aba, Nigeria, 35 años) se marchó muy cabreado del Nou Estadi. Y eso que el delantero africano marcó y el equipo ganó al Mallorca. Pero su enfado era enorme por su enganchada con una parte de la afición grana. 

Todo se desbocó tras el penalti errado por el jugador en el minuto 40. El colegiado cobró pena máxima por unas manos de Xisco Campos dentro del área. Ike Uche cogió el balón sin discusión. A su encuentro se fue Manolo Reina, compañero suyo en la temporada en el Nàstic en la temporada 2016-17. El arquero de Villanueva del Trabuco (Málaga) jugó su papel. El que todos en Tarragona conocen. Charlaron entre sonrisas. Hasta que el arquero se alejó para ir a su sitio bajo palos.

Uche dio dos pasos y golpeó el cuero hacia el costado derecho de la portería de Reina. El meta se fue, engañado, a la derecha. Pero el balón salió por la línea de fondo. El error enojó a los aficionados apostados detrás de la portería de Gol Nord que comenzaron a realizar unos cánticos contra el nigeriano. 

Dos minutos después el delantero de 35 años cazó un centro de Abraham y remató al fondo de la red para hacer su segundo gol en la temporada. Soltó un grito de liberación e inmediatamente, cuando todavía no habían llegado el resto de compañeros, se giró hacia los seguidores para recriminarles sus cánticos. Uche, fuera de sí, trataba de encararse a ellos, mientras el resto de jugadores intentaba tranquilizarlo disimuladamente entre abrazos de felicitación. 

La reacción del atacante africano añadió más tensión con una parte de la grada que siempre le ha tenido señalado por un rendimiento que consideran insuficiente, aunque consiguió goles importantes para la salvación en otras temporadas. Este año no ha podido contribuir a repetir el milagro y sus cifras son malas.

Dos goles en 24 partidos. Una explicación para la falta de gol que ha adolecido al conjunto grana toda la temporada. De los teóricamente jugadores más importantes, así lo es por ficha, talento y experiencia, se espera mucho más.

El futbolista finaliza contrato este verano y su continuidad en Tarragona es prácticamente imposible.

Temas

Comentarios

Lea También