Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Achillé Emana: "Hablé con el Nàstic el pasado invierno"

FÚTBOL. El jugador camerunés charla con el Diari desde Sevilla y suelta varias confidencias sobre su etapa en el club grana, al que por cierto, no le cierra las puertas

Edu Pino

Whatsapp
Emaná en su primera etapa en el Nàstic. Foto: Lluís Milián

Emaná en su primera etapa en el Nàstic. Foto: Lluís Milián

Achille Emaná se sincera en exclusiva para el Diari. El camerunés rompe su silencio para hablar de su salida del Nàstic. Carga contra Juan Merino, su ex entrenador en Tarragona, y asegura que quisieron ensuciar su nombre y terminar con su carrera. El jugador reconoce que el Nàstic intentó ficharle el pasado mercado de invierno y que también estuvo cerca de recalar en el Reus tras reunirse con Sergi Parés.

Hace pocos meses parecía que te volvíamos a ver en acción con el Badalona, pero al final no se concretó tu fichaje. ¿Qué pasó?

Todo estaba hecho y a punto para jugar, pero hubo un problema administrativo, con la tarjeta de residencia concretamente. Al final tuvimos que cancelar el contrato y tuve que volver a Sevilla. Fue una pena, el Badalona es un club muy humilde y me hubiese gustado mucho poder ayudarles. Desde entonces estoy entrenando muy duro con un entrenador personal para estar en forma y para volver con fuerza.

Hablando de tu etapa en el Nàstic, cuajaste un buen año en Tarragona quedando a las puertas del ascenso a Primera División, pero la segunda etapa no terminó muy bien y saliste por la puerta de atrás. ¿Qué sucedió?

Creo que no me marché por la puerta de atrás. Cancelé un contrato muy importante en Japón para ayudar al Nàstic porque quise. Incluso entrenaba y jugaba con dolor porque no quería dejar al equipo tirado en aquella situación que vivíamos. Salieron informaciones falsas sobre mí y eso no me ayudó. Fue una decepción porque me sentí despreciado. Algunas personas quisieron ensuciar mi nombre y terminar con mi carrera. Fue una pena, pero en el Nàstic siempre me he sentido bien y me quedo con todo lo bueno que viví.

Se habló mucho de lo que ocurrió en un hotel de Cádiz durante la concentración del equipo el día antes de un partido. Realmente hubo un acto de indisciplina por tu parte?

No me escondo y lo digo claro; yo no hice absolutamente nada. Todo lo que se dijo de mi es rotundamente falso. Juan Merino fue quien lo filtró todo. Por desgracia la gente creyó antes al entrenador que a mí. Mi agente, mis abogados y yo pedimos la prueba de todo lo que se estaba diciendo sobre mi persona. Les dejamos muy claro que habían ensuciado mi nombre. No pudieron sacar pruebas de todo lo que decían. Merino solo quería protagonismo y lo consiguió, pero al final tuvo que irse antes que yo. No quiero decir nombres, pero un ex compañero me dijo que cuando estuvo en el Betis también intentó hacer lo mismo con otro jugador. Yo nunca he tenido ninguna falta de respeto hacia el club y nunca la voy a tener. Estoy muy orgulloso de haber vestido la camiseta del Nàstic. Lo di todo por el club. Sí que es verdad que aquello me quemó mucho y fue una gran decepción.

Es cierto que estuviste a punto de fichar por el Reus justo después de finalizar tu segunda etapa con el Nàsitc?

Sí, es verdad. Iban muy en serio y su proyecto me convenció. Un día quedé con Sergi Parés porque también quería oír mi versión de lo que se decía que ocurrió en Cádiz. Él me creyó. Todo estaba hecho, solo faltaba mi firma, pero la situación que había vivido en Tarragona me desgastó mucho, necesitaba alejarme un poco y al final decidí marcharme a jugar en la India.

¿Y si ahora Sergi Parés quiere volver a ficharte? ¿Una tercera etapa en el Nàstic sería posible?

(Ríe) Pues no lo sé, es algo que hay que ver, eso ya son cosas de mi agente. Pero si Sergi viene y nos propone algo será cuestión de sentarse a hablar. Ahora lo que necesito es jugar y sobretodo volver a disfrutar. Sé que aún puedo dar mucha guerra y muchas alegrías.

Hubo alguna opción de volver al Nàstic el pasado mercado de invierno?

Sí. Mi agente habló con muchos clubes, pero sobre todo con el Nàstic, aunque terminaron apostando por otros jugadores. Me pidieron que me esperara, pero al final ya no se pudo hacer.

Tras todo este tiempo en el futbol profesional, el Nàstic está a punto de descender a Segunda B. ¿Qué te parece?

Es una pena muy grande. Con Vicente Moreno todo era genial. Me acuerdo que al finalizar el primer año no quisieron renovarme y me marché a Japón. Pero cuando volví unos meses después fue porque me convenció Vicente Moreno, Emilio y el presidente, al que quiero mucho. No te lo voy a negar, si llego a saber que venía Merino no hubiese firmado, me quedo en Japón. No le tengo ningún rencor, pero en el aspecto humano se equivocó mucho conmigo.

Temas

Comentarios

Lea También