Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes FÚTBOL

Achille, objetivo Tenerife

El jugador entrenará las próximas tres semanas en sesiones dobles para poder llegar al primer partido del 2017 en plena forma

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Achille Emaná volvió a vestir los colores del Nàstic este martes en el Complex Esportiu Futbol Salou. Foto: alfredo gonzález

Achille Emaná volvió a vestir los colores del Nàstic este martes en el Complex Esportiu Futbol Salou. Foto: alfredo gonzález

Un abrazo rápido con Vicente Moreno y una charla a pie de césped con el director deportivo, Emilio Viqueira. Así fue el reencuentro de Achille Emaná con los responsables deportivos en su regreso a la disciplina grana. Minutos antes, lo había hecho con el resto de sus compañeros en la intimidad que ofrece el vestuario. La toma de contacto fue ligera. Participó de los primeros ejercicios de la sesión preparatoria en el Complex Esportiu Futbol Salou. Unos estiramientos y los rondos tradicionales. Luego, mientras el resto del equipo ensayaba las acciones de estrategia, específicas para el partido del sábado en Girona, se quedó apartado. Junto con el brasileño Bruno Perone, el central de 28 años que estará a prueba durante los próximos días.

Las primeras impresiones del estado de forma de Achille fueron buenas. Admite que le sobra algún kilo, pero la percepción general es que está mucho mejor que cuando llegó el año pasado y necesitó un par de meses para ponerse a tono. A diferencia de entonces, en Japón ha entrenado con normalidad. Si no ha jugado, ha explicado el propio Emaná, ha sido más por cuestiones técnicas y culturales que por mala forma física. No obstante, sabe que el hecho de no haber jugado ni un sólo partido en los últimos seis meses le pasa factura. Para recuperar todo el tiempo perdido, el camerunés se ha propuesto trabajar intensamente las próximas semanas, con sesiones dobles casi todos los días, a excepción del parón vacacional, para estar en forma cuando se reanude la competición. Y es que Achille Emaná quiere estar a punto para el partido del 8 de enero ante el Tenerife en el Nou Estadi, el primero en el que estará disponible ya que hasta el 2 de enero, día en el que se abre el mercado de fichajes, no podrá ser inscrito en la LFP.

El jugador africano sabe que el equipo le necesita. Ya no es el futbolista semiolvidado que aterrizó de México con ganas de reengancharse al fútbol mediático español. Esta vez, el mediapunta camerunés adopta un rol de líder. Viene en plan ‘salvador’ y su peso en el equipo es el de un veterano. Dos detalles demuestran ese impacto suyo en el vestuario. Si el año pasado aceptó llevar el dorsal 25 sin discusión, en esta ocasión ha pedido el número 20, el que ha lucido durante la mayor parte de su carrera, en poder de Cordero. Es parte del poder que se ganó la temporada pasada.

El papel de libertador conlleva también una presión adicional. La afición le exigirá desequilibrio desde el primer día. De poco servirán las palabras de ayer de su compañero Levy Madinda, pidiendo paciencia «porque necesita adaptarse y cojer la forma». La exigencia para Achille será máxima desde el primer partido. El mediocentro de Gabón es uno de los ejemplos más claros de la energía que ejerce Emaná. «Es como un hermano mayor que me ayuda mucho», dijo Madinda.

El tiempo y los resultados dirán si en el caso de Achille y el Nàstic segundas partes fueron buenas.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También