Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes HOCKEY

Adiós a corazón abierto (Reus 4 - 3 Vic)

El Reus despide a lo grande a Alejandro Domínguez, Costa y Jepi Selva con una victoria de prestigio, que le permite seguir aspirando a la Liga Europea
Whatsapp
Alejandro Domínguez se despide de los aficionados. Foto: Alfredo González

Alejandro Domínguez se despide de los aficionados. Foto: Alfredo González

 

Domínguez se va con lo que vino. Con su librillo. A algunos les gusta más y a otrosmenos, pero se ha desmarcado poco de ese estilo vertical en el que cree. Cerró ciclo en el Palau d’Esports con un éxito de prestigio, que mantiene al Reus en la puja por la Champions.
Reus y Vic expusieron sus propuestas rápido. Los rojinegros querían correr, darle ritmo al juego. Su rival es un experto cocinerocerebral. No le importa bajar pulsaciones y convertirlas en hielo. Cuando menos le esperas acelerapararomper la monotonía de la noche. Su principal virtud es que siempre compite. Con el viento a favor, como nadie. Con el marcador en contra jamás se descose.
Precisamente, los de Domínguez encontraron el escernario que querían con la diana inicial de Rubio, que tuvo ojo clínico para colar la bola en el único resquicio que dejó Grau, el arquero del Vic. En una transición, el canterano eligió la tranquilidad para definir ajustado al poste.
Los reusenses hallaron sus mejores minutos tras la ventaja, con el rival asumiendo el primer golpe. Costa, Coy y Platero exhibieron sus mejores virtudes para exigir a Grau, que respondió con grandeza. Una cuchara de Coy al poste pareció despertar al Vic. Más bien, le despertó la rotación. Pujalte soltó a los niños y mejoró su equipo. Creció en ambición con Presas, Font y el entusiasta Torres, un especialista con el gol como expresión favorita. Igualó con un remate muy suyo, cuando amenazaba el respiro. Cazó una pelota en el área para sorprender a un Molina impecable hasta ese momento. Ahí finalizó el primer asalto. El Reus había salido fortalecido de una inferioridad numérica, tras azul a Costa. Sobrevivió con rigor.
Platero le cambió el paso a la noche con un gol de malabarista. Se disfrazó de Costa. Le emuló. Coy cargó el fusil y disparó. Desvió la pelota el argentino. Modificó su rumbo para que despistara a Grau. Esa nueva ventaja no sólo ofreció tranquilidad, cambió la dinámica. El Reus disfrutó espacios y abrió el partido. Pudo correr. Se sintió feliz.Ni siquiera su inocencia en la  bola parada le castigó. Coy anotó el tercero con un arrastre al ángulo y obligó al Vic a descubrirse. 
Molina se agrandó para frenar las amenazas visitantes, porque el Vic decidió que volver alpartido. Ordeig mandó un penalti al poste y convirtió la noche en un combate cardíaco con el 3-2. De falta directa. Con un tiro  cargado de precisión. No se asustó el Reus, que gestionó bien su ventaja. Movió con criterio la pelota ante la presión osonense y esperó la contra definitiva. La halló Rubio que utilizó la misma fórmula para batir a Grau; la colocación. Sirvió paradespedir con una sonrisa a los que se marchan y para revindicar un estilo.

Domínguez se va con lo que vino. Con su librillo. A algunos les gusta más y a otrosmenos, pero se ha desmarcado poco de ese estilo vertical en el que cree. Cerró ciclo en el Palau d’Esports con un éxito de prestigio, que mantiene al Reus en la puja por la Champions.

Reus y Vic expusieron sus propuestas rápido. Los rojinegros querían correr, darle ritmo al juego. Su rival es un experto cocinerocerebral. No le importa bajar pulsaciones y convertirlas en hielo. Cuando menos le esperas acelerapararomper la monotonía de la noche. Su principal virtud es que siempre compite. Con el viento a favor, como nadie. Con el marcador en contra jamás se descose.

Precisamente, los de Domínguez encontraron el escernario que querían con la diana inicial de Rubio, que tuvo ojo clínico para colar la bola en el único resquicio que dejó Grau, el arquero del Vic. En una transición, el canterano eligió la tranquilidad para definir ajustado al poste.

Los reusenses hallaron sus mejores minutos tras la ventaja, con el rival asumiendo el primer golpe. Costa, Coy y Platero exhibieron sus mejores virtudes para exigir a Grau, que respondió con grandeza. Una cuchara de Coy al poste pareció despertar al Vic. Más bien, le despertó la rotación. Pujalte soltó a los niños y mejoró su equipo. Creció en ambición con Presas, Font y el entusiasta Torres, un especialista con el gol como expresión favorita. Igualó con un remate muy suyo, cuando amenazaba el respiro. Cazó una pelota en el área para sorprender a un Molina impecable hasta ese momento. Ahí finalizó el primer asalto. El Reus había salido fortalecido de una inferioridad numérica, tras azul a Costa. Sobrevivió con rigor.

Platero le cambió el paso a la noche con un gol de malabarista. Se disfrazó de Costa. Le emuló. Coy cargó el fusil y disparó. Desvió la pelota el argentino. Modificó su rumbo para que despistara a Grau. Esa nueva ventaja no sólo ofreció tranquilidad, cambió la dinámica. El Reus disfrutó espacios y abrió el partido. Pudo correr. Se sintió feliz.Ni siquiera su inocencia en la  bola parada le castigó. Coy anotó el tercero con un arrastre al ángulo y obligó al Vic a descubrirse. 

Molina se agrandó para frenar las amenazas visitantes, porque el Vic decidió que volver alpartido. Ordeig mandó un penalti al poste y convirtió la noche en un combate cardíaco con el 3-2. De falta directa. Con un tiro  cargado de precisión. No se asustó el Reus, que gestionó bien su ventaja. Movió con criterio la pelota ante la presión osonense y esperó la contra definitiva. La halló Rubio que utilizó la misma fórmula para batir a Grau; la colocación. Sirvió para despedir con una sonrisa a los que se marchan y para revindicar un estilo.

 

Ficha Técnica

Reus Deportiu: Molina, Rubio, Platero, Coy, Costa. También jugaron: Salvat y Ollé.

Vic: Grau, Bancells, Ordeig, Burgaya y Cristian. También jugaron: Font, Preses y Torres.

Goles: 1-0, Rubio (9'), 1-1, Torres (22'), 2-1, Platero (26'), 3-1, Coy (29'), 3.2, Ordeig (38'), 4-2, Rubio (44'), 4-3, Torres (49').

Árbitros: Mayor y Picó. Azules para Costa y Font.

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También