Más de Deportes

Agné la ‘clava’con los cambios

Los tres goles que ha anotado el Nàstic han sido obra de jugadores ‘suplentes’

JAUME APARICIO LÓPEZ

Whatsapp
Edgar celebra el tanto que abría el marcador ante el Betis B con Buyla a su lado. Los dos entraron en el segundo tiempo. foto: fabian acidres

Edgar celebra el tanto que abría el marcador ante el Betis B con Buyla a su lado. Los dos entraron en el segundo tiempo. foto: fabian acidres

La International Board (IFAB), el órgano responsable de las reglas del fútbol, introdujo la posibilidad de realizar cambios en el once en 1958. Solo uno, únicamente por lesión. Nueve años más tarde, 1967, se abrió la veda a que ese relevo fuera por un motivo táctico. Desde entonces se ha ido ampliando la posibilidad de realizar sustituciones. De las dos del Mundial de Mexico 70 a las cinco que permite actualmente. Una situación temporal, dicen, debido a la pandemia y que tras la disputa de la Copa del Mundo de Catar 2022 se volverá a reducir a los tres (más un cuarto en caso de que haya prórroga). Sean los que sean, los cambios entregaron a los entrenadores la posibilidad de intervenir en el juego. Cada sustitución es un movimiento más a su disposición para lograr mejorar el rendimiento de sus futbolistas. Los hay que malgastan esos relevos con sustituciones de refresco, sin más apoyo táctico que el del típico ‘hombre por hombre’. Y los hay que saben encontrar entre los que esperan en el banquillo el jugador adecuado para cambiar la dinámica en el verde a su favor. Entre estos segundos se encuentra Raül Agné. El técnico grana ha acertado con los cambios en los tres partidos que ha disputado su equipo. Los tres goles han sido obra de tres futbolistas que salieron del banco en el segundo tiempo.

Fran Carbia tardó apenas siete minutos desde que salió al terreno de juego en sustitución de Pablo Fernández, hasta que anotó el gol de la victoria ante el Barça B. Menos necesitó Edgar Hernández que salió en el minuto 56 relevando a Pedro Martin y en el 59 celebraba el 1-0 ante el Betis Deportivo. Por si no fuera poco, ante el filial verdiblanco, Javier Bonilla ingresó en el campo en el minuto 70, por Pedro del Campo, y marcó el 2-0, ocho minutos más tarde.

Más allá de los goles, ante el Betis B las sustituciones, especialmente la de los dos delanteros y la de Buyla por Ribelles, fueron cruciales para cambiar la dinámica del encuentro. El cuadro andaluz gobernó el encuentro en el primer tiempo hasta la intervención de Agné desde el banquillo. El de Mequinenza consiguió modificar el curso de los duelos en el medio del campo y sorprender a la zaga verdiblanca por su espalda.

Ante el Sanluqueño, si bien no hubo goles, la ocasión más clara del Nàstic para marcar fue un remate de Pedro Martín desde el área pequeña que se marchó desviado. El malagueño había ingresado en el campo en el minuto 55.

Plantilla con recursos

Más allá del acierto en la gestión del banquillo por parte del entrenador, la alta productividad de los cambios también señala la calidad de la plantilla. Para acertar e intervenir adecuadamente hay que tener los recursos a su disposición. Agné los tiene. Un ataque de órdago. Con pólvora a rabiar. Pedro, Pablo, Fran y Edgar, los ‘9’ de toda la vida, pero también de Robert Simón, Pol Ballesteros, Pol Prats incluso Karim L’Koucha. Futbolistas con muchos goles a sus espaldas. El medio del campo no se queda corto. Del Campo, Buyla, Bonilla, Ribelles o Fullana serían titulares en el 90% de los equipos de la Primera RFEF. Mientras que la defensa, menos propensa a los relevos que otras demarcaciones, goza de zagueros suficientes para no sufrir por lesiones o sanciones. Si no vean el rendimiento de Pol Domingo cubriendo la ausencia de Carlos Albarrán.

El buen rendimiento de los suplentes es señal de la alta competitividad que hay en la plantilla. Como resaltó Agné en sala de prensa «aquí no hay ni suplentes ni titulares». Todos se sienten partícipes. Obviamente habrá quienes quieran jugar más minutos. La única manera de conseguirlo es ganárselos en la semana de trabajo y, sobre todo, aprovechar las oportunidades. Como lo han hecho Fran, Edgar y Bonilla.

Temas

Comentarios

Lea También