Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ahogados en la orilla (CBT 60-63 Sammic)

El CBT planta cara a uno de los favoritos del grupo, pero acaba desfondado y cediendo la victoria en la prórroga

Iván Alcalá

Whatsapp
El pívot de l´Hospitalet de l´Infant Ferran Torres encara el aro en una de las acciones del partido disputado ayer en el Serrallo. Foto: Lluís Milián

El pívot de l´Hospitalet de l´Infant Ferran Torres encara el aro en una de las acciones del partido disputado ayer en el Serrallo. Foto: Lluís Milián

Se lo puso espinoso el CBT al Sammic para escapar vivo del Serrallo en el estreno liguero en casa (60-63). Tanto que dominó buena parte del choque, estuvo a un palmo de llevarse la segunda victoria y fue capaz de forzar una prórroga. Fue, no en vano, un partido de luces y sombras de los hombres de Berni Álvarez, que se vaciaron hasta el final ante uno de los rivales más fuertes del grupo para acabar muriendo en la orilla.

Xavi Hernández se sacó un triple de la muñeca en el primer ataque del choque. Y ahí empezó la odisea por el desierto. Con esos 3 puntos subsistió el cuadro azulado durante más de medio cuarto. Hasta que Sabata anotó una canasta en forma de bombona de oxígeno que suponía un rácano 5-5 con sólo cuatro minutos de cuarto por delante.

El despertar del Sammic cogió a los chicos de Berni a contrapie. El aro no se cansaba de escupir los ataques azulados ante el estupor de la afición tarraconense. Los guipuzcoanos, mientras, comenzaron a abrir su camino con un parcial de 0-8 (5-15, 8’). Una canasta de Besora y una acción de 2+1 de Xavi Hernández minimizaron daños al cierre del primer acto 10-17).

El duelo lo animaron en un par de minutos Salim Gloyd y David Fernández con sendos triples (16-17). Fue el inicio perfecto para un segundo cuarto redondo. En su debut frente a la afición cebetista, Harrison también dejó alguna muestra de lo que puede aportar al equipo. En diez segundos, encestó bajo el tablero, robó la pelota y machacó el aro para poner por encima a los suyos (20-19, 13’). Entonces, el keniata Otieno amagó con la rebelión de los de Azpeitia en un par de aciertos, pero Torres y Sabata devolvieron el mando al CBT en el ecuador (27-24).

Xavi Hernández se imitó anotando de tres en la primera bola azulada de la segunda mitad. Parecía que el CBT se podría despegar un poco de los vascos (30-24), pero nada más lejos de la realidad. Esta vez el Sammic encontró un oasis en Maiza y Dezelski, que se convirtieron en la brújula del equipo. En tres minutos, los visitantes dieron la vuelta al resultado con un parcial de 2-9 (32-33).

Xavi provocó dos faltas seguidas y desde la línea de libres salvó el desaguisado (36-35). Ni Maiza ni Dezelski frenaron el ritmo de los de Azpeitia, aunque entonces emergió la figura de Besora, que impidió que la diferencia creciera y despidió el período con un triple que levantó al Serrallo (43-41).

El último cuarto fue puro nervio. Ander García dio un vuelco con dos triples consecutivos para el Sammic (43-47), aunque la diferencia no iba a rebasar ya los 4 puntos hasta los instantes finales. Torres y Salim, de tres, bajaron de revoluciones la maquinaria vasca (48-47, 33’). Para entonces, el partido se había convertido ya en un vaivén continuo de canastas.

Con empate a 56 y 24 segundos en el luminoso, Xavi Hernández se la jugó. Esperó a que el tiempo corriera y buscó el hueco para penetrar, pero no le dejaron. Se metió en la botella, saltó como pudo y tiró. Salió cruz. La pelota rebotó en el tablero, muy lejos del aro. El destino de la jornada estaba en la prórroga.

Administrar las energías cuando el campeonato está aun tan verde no es tarea fácil. Así quedó patente en los 5 minutos extras, que premiaron al que menos errores cedió. Con las fuerzas al límite, el Sammic sacó petróleo de la línea de libres con cinco puntos. Por el CBT, sólo Sabata encontró el camino al cesto (58-57, 42’). A 6 segundos de la bocina (58-61), Besora tuvo la segunda prórroga en sus manos. La cogió en la cuerda y lanzó demasiado forzado. Agua. Todo el esfuerzo se quedó a un palmo de la recompensa.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También