Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes Remo

Aina Cid afrontará junto a Virginia Díaz el reto de Tokio 2020

Anna Boada deja el remo a causa de una depresión y la cántabra será la compañera de la ampostina para encarar el objetivo de clasificarse para los Juegos y luchar por las medallas

V. Maigí

Whatsapp
La ampostina Aina Cid (izquierda) junto a Anna Boada. FOTO: dt

La ampostina Aina Cid (izquierda) junto a Anna Boada. FOTO: dt

La ampostina Aina Cid (Club Nàutic Amposta) (24 años) afrontará el reto de clasificarse para los Juegos de Tokio 2020 y luchar por las medallas con Virginia Díaz, nueva compañera en el 2 sin, que había compartido durante dos temporadas y media con Anna Boada, consiguiendo éxitos tan destacados como el diploma olímpico en los Juegos de Río 2016, o la medalla de bronce en la misma modalidad en el Mundial celebrado en Plovdiv (Bulgaria) el pasado mes de septiembre. 

Después de la cita mundialista, según explica Aina, «Anna dijo que necesitaba un tiempo y se marchó a Australia. Ya no volví a saber de ella hasta el pasado fin de semana». Y es que el sábado, durante la Gala del Remo, Anna  anunció que dejaba el remo. La medallista mundial sorprendió a todo el mundo cuando leyó una carta dónde confesaba que sufría una fuerte depresión.

Aina lamenta la situación y le manda «ánimos; esperamos que se recupere rápidamente». La de  la capital del Montsià también recuerda que «los éxitos que hemos conseguido no los hubiéramos logrado una sin la otra». 

También desde la Federación Española de Remo han querido mostrar todo el apoyo y cariño a Anna, expresando que fue un gesto muy valiente por su parte: «hay deportistas que hacen grande un deporte y Anna Boada es una de ellos. No solo por los éxitos que ha logrado junto con Aina Cid si no porque sus palabras tienen que servir para desestigmatizar la enfermedad mental y ayudar a otros, deportistas o no, a buscar ayuda», ha afirmado la presidenta de la Federación Española de Remo, Asunción Loriente.

El jefe de entrenadores de la Federación, Daniel Rodríguez, ha dicho que el ente federativo se pone su entera disposición y a la de su familia en todo lo que necesiten: «hemos puesto y pondremos todos los medios necesarios para asegurar la salud integral de nuestros deportistas. Esperábamos que tras la estancia de Anna en Australia se reincorporase, no ha podido ser, la echaremos de menos pero lo importante es su salud y seguro que pronto podremos volver a contar con ella».

En el comunicado, la Federación le desea una rápida recuperación y pide a los medios que respeten su intimidad y la de su familia.

Llevan meses entrenando
Tras el Mundial en tierras búlgaras y la marcha de Anna a Australia, Aina apunta que «la Federación decidió que el dos sin siguiera entrenando, y Virginia Díaz, que estaba compitiendo en skiff, pasó a formar parte de este bote junto a mi». La remera cántabra, que pertenece al Club Raspas del Embarcadero de Las Arenas (Guetxo) (País Vasco), y Aina llevan varios meses entrenando juntas y hace unos días tuvieron ocasión de competir por primera vez en el Open de Primavera disputado en Banyoles, donde lograron la medalla de oro en 2 sin.  Por delante, les quedan competiciones tan apasionantes como son las Copas del Mundo, el Europeo y el Mundial: «nos compenetramos bien y somos optimistas. Virginia ha aceptado este reto con muchas ganas. Se trata de una modalidad nueva para ella, pero se está adaptando rápidamente».

En unas semanas remarán en la Copa del Mundo de Plovdiv, la primera competición internacional que vivirán juntas, que servirá para «ver el nivel que tenemos y lo que hay que trabajar». Ambas se entregarán al máximo para llegar en un estado de forma óptimo al Campeonato del Mundo que se celebrará en Linz (Austria) a finales de agosto, y en el que tendrán la primera oportunidad de ganar el billete olímpico: «tenemos que estar dentro de las once primeras posiciones; es decir, meternos en la final A o estar en los cinco primeros puestos en la final B. Creo que lo conseguiremos, pero queremos ir más allá y luchar por las medallas en Tokio». 

En el caso remoto de no lograr el objetivo a la primera, todavía les quedaría una repesca para poder conseguirlo. Serían los segundos Juegos para Aina, que se prepara habitualmente en el Centre de Tecnificació de Banyoles, donde siempre da lo mejor de ella misma.    

Temas

Comentarios