Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Al SPiSP le faltan 28.000 euros para jugar en la Superliga

El conjunto rojillo ya ha conseguido los fondos necesarios para inscribir al equipo en la máxima competición, pero aún no sabe si podrá asumir el coste de los desplazamientos a lo largo del curso

Iñaki Delaurens

Whatsapp
David Crespo (i) e Isaac Valiño (d) ante un saque rival, en un encuentro de esta temporada del conjunto rojillo en Tarragona. Foto: Pere Ferré

David Crespo (i) e Isaac Valiño (d) ante un saque rival, en un encuentro de esta temporada del conjunto rojillo en Tarragona. Foto: Pere Ferré

Tras dos meses después de conseguir el ascenso a Superliga 1, el CV Sant Pere i Sant Pau sigue haciendo malabares y buscando patrocinadores para poder asegurar su participación en la máxima categoría del voleibol español la próxima temporada. 

En esta búsqueda de fondos, la oficina del club no ha parado ni un segundo y en este tiempo ha podido reducir el dinero necesario para el encarar la temporada en Superliga 1 con garantías a 28.000 euros.

El próximo jueves 15 de junio es la fecha límite para inscribir al equipo en la competición. Este es el primer plazo en el que el club debe abonar 26.500 euros a la Federación en concepto de inscripción, donde también entra la fianza y presentación de avales, entre otros aspectos. 

El equipo no quiere comprometerse si no sabe si luego podrá asumir el coste de los viajes

El segundo plazo de pagos terminaría el 3 de octubre. Antes de esta fecha habría que aportar 19.700 euros para gastos federativos, licencias y tránsfers burocráticos. Hasta aquí el club puede asumir las cifras mencionadas en los dos primeros plazos.

Pero el problema llega con el arranque de la competición. Para la temporada regular –del 15 de octubre al 1 de abril– la entidad tarraconense debe asumir un total de 43.000 euros. Una parte de esta cifra iría para arbitrajes, por ejemplo. Pero la que se ciñe a los desplazamientos, sobre los 28.000 euros, es la que le falta al conjunto rojillo para encarar la temporada con garantías.  

Desde el club, que había llegado a un acuerdo con Alcaldía del Ajuntament de Tarragona, para que le facilitara la búsqueda de algún patrocinador, ante la negativa de la Junta de Portaveus de aumentar la subvención al club rojillo, no se constancia de ningún movimiento en este sentido por parte del consistorio. Pero según a podido saber el Diari, sí ha habido contactos con alguna cadena empresarial ahora mismo en expansión en España. 

Incertidumbre hasta el final

En el SPiSP se están viviendo estos últimos días antes de decidir si renuncian o participan en Superliga 1 con mucho nerviosismo. La incertidumbre ante la falta de un compromiso firme por parte de algún ente público o privado que asegure esos 28.000 euros a lo largo de la temporada mantiene preocupado al club del barrio cooperativista.

En cualquier caso, el conjunto no quiere comprometerse con la Federación, jugadores, patrocinadores y aficionados a disputar la competición y a mitad de temporada no poder viajar a los desplazamientos por falta de fondos.

El club está ajustando al milímetro el presupuesto para volver a la máxima categoría y no tener que renunciar a ella, como ya pasó en 2011. Cabe recordar que los jugadores del SPiSP jugaron sin cobrar nada este curso pasado donde conquistaron la Copa Príncipe y el ascenso. 

En este nuevo presupuesto tampoco se prevé una partida destinada al salario de los jugadores, en su mayoría jóvenes salidos de la cantera rojilla. Por lo que los ingresos obtenidos hasta la fecha y los que faltan, se destinarían en su totalidad para poder competir de nuevo en Superliga 1.

Temas

Comentarios

Lea También