Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Albentosa, nuevo jugador del Nàstic

El central llega procedente del Deportivo en calidad de cedido

Juanfran Moreno

Whatsapp
Albentosa en un calentamiento con el Deportivo. Foto: Depor

Albentosa en un calentamiento con el Deportivo. Foto: Depor

El Nàstic cerró la llegada del central Albentosa sobre la bocina. Bueno, ni eso, porque su fichaje se supo una vez cerrado el mercado de fichajes. Una operación relampágo que satisface la línea de centrales, pero la plantilla sigue siendo corta y con falta de efectivos en algunas posiciones del equipo. 

La tarde en las oficinas del Nàstic se hizo muy larga. Desde primera hora la comisión deportiva se reunió en el despacho del director deportivo, Arnal Llibert, a la espera de desencallar las operaciones que tenía sobre la mesa. Los minutos y las horas pasaban sin que ninguna de las carpetas se pudiera dar por cerrada. 

Dimitrievski, que lleva desde el principio de verano esperando un traspaso a un Primera, daba vueltas por las instalaciones del club nervioso mientras su futuro se trataba a pocos metros.

De los nombres que se barajaban con más fuerza para ser los últimos fichajes del club (Pipa, Narváez y Salvejich) iban cayendo. Uno detrás de otro. Pipa se quedaba en el Espanyol, mientras que el Almería se adelantaba al club grana y cerraba las cesiones del central (Levante) y del extremo derecha (Betis). 

No fue hasta las nueve de la noche que se produjo el primer movimiento. Dimitrievski, que había marchado a casa, volvía para cerrar su salida. El club grana había alcanzado un principio de acuerdo para la cesión con opción de compra con el Rayo Vallecano. La cantidad superaba el medio millón pero todavía faltaba el OK del jugador. Un beneplácito que llegó sobre la bocina. La cara de felicidad del meta fue la única nota positiva.

El Nàstic llegó al último día del mercado con muchos deberes. Demasiados. Se quiso apurar para tratar de sacar mejores ventas y contrataciones, pero el tiempo se echó encima. Arnal Llibert no pudo satisfacer las demandas del técnico José Antonio Gordillo que deberá competir con una plantilla justa. 

Ayer mismo defendía en la rueda de prensa previa al partido del domingo contra el Rayo Majadahonda que el plantel era «competitivo», pese a que el número de efectivos en defensa y el medio del campo no se ha incrementado.

Solo queda esperar que los que están puedan conformar un grupo sólido y puedan remar al unísono para tapar las limitaciones de la plantilla.  La realidad es que el Nàstic prometía muchos nombres en el día de ayer, pero finalmente solo llegó uno. Decepción absoluta. Por suerte, ya toca centrarse en lo deportivo y el domingo es una buena oportunidad para ello. 

Temas

Comentarios

Lea También