Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes El ebrense llego el año pasado del Oporto

Albert Fontet, el rey de los tapones en la LEB Oro

El pívot de Alcanar fue el máximo taponador de la categoría y pieza fundamental para la salvación del Huesca

V.Maigí

Whatsapp
En la imagen el pívot de Alcanar Albert Fontet, durante un partido con el Huesca. Foto: Cedida

En la imagen el pívot de Alcanar Albert Fontet, durante un partido con el Huesca. Foto: Cedida

Albert Fontet (Alcanar, 31 años) ha completado una excelente temporada en el Magia Huesca, equipo de la LEB Oro que se salvó en la última jornada. El pívot (2’12 metros) de Alcanar, que llegó al equipo aragonés tras una temporada jugando con el Oporto, fue clave para conseguir la permanencia, aportando su experiencia sobre la pista. Fontet fue uno de los baluartes defensivos del conjunto oscense y de la liga, razón por la cual se convirtió en el mejor taponador de la categoría, logrando 50 tapones en 34 partidos, lo que significa 1’47 por encuentro, sacando mucha distancia a su perseguidor más cercano, el ex peñista Edu Gatell, con 38 tapones en los mismos choques, firmando 1’12 por partido.  

El jugador ebrense aprovechó su gran altura unida a su posicionamiento en la zona defensiva, algo que puso de manifiesto en el último partido de liga, cuando gracias a unos tapones suyos en el tercer cuarto, el equipo consiguió la distancia necesaria para ganar. En esta confrontación, Fontet realizó cuatro tapones, aunque su récord estaba en seis, cifra firmada contra el Burgos. Además de bordar esta faceta del juego, el  del Montsià aparece en la cuarta posición en rebotes ofensivos con 2’91 por choque. 

Con todo, el pívot de Alcanar explica que «nos salvamos en el último momento. Ganamos sin sufrir demasiado en este encuentro y vino mucha gente al pabellón. A pesar de todo, hemos pasado una temporada complicada, con cambio de entrenador, de jugadores, problemas a causa de las lesiones….Afortunadamente pudimos asegurar la permanencia». Si el rumbo del equipo no fue el deseado, el juego de Fontet sí, y se convirtió en pieza clave para el Magia Huesca: «mi campaña personal la valoro positivamente. Fui el jugador que más tapones coloqué y jugué bien. Tenía ganar de volver a España después de mi experiencia en Portugal, de disfrutar de muchos minutos y ser protagonista, y el Huesca me dio esta oportunidad, por eso decidí venir aquí». Fontet ha estado a gusto en la formación oscense, pero todavía no sabe si seguirá enrolado en sus filas la próxima temporada: «hay interés para que siga, pero no hay nada en firme, porque tienen que terminar de cerrar los presupuestos. Ya veremos qué pasa finalmente». 

Aunque ha estado centrado toda la campaña en su equipo, Fontet no ha perdido de vista las evoluciones de tres de sus anteriores conjuntos: «el Oporto no ha tenido suerte en Europa, pero en la liga les está yendo bien. En el caso del CAI, hay que decir que la temporada no ha sido buena y se han salvado en el último partido como nosotros, y del Barça (eliminado en cuartos de final por el Valencia) sólo puedo decir que han vivido una temporada difícil, en la que han tenido muchas lesiones que les han perjudicado». 

 

 

Un hombre formado

n Albert Fontet hace muchos años que practica su pasión, el baloncesto, pero es consciente de que la vida del deportista no es muy larga, por eso terminó hace dos años empresariales y «este año me animé a hacer un máster sobre organización de empresas en economía del conocimiento, en la UOC. Los deportistas tenemos que estudiar, porque cuando terminamos la trayectoria dentro del mundo del deporte, entramos en competencia con personas que hace muchos años que están trabajando; por eso una buena formación es básica».  El baloncesto y la formación académica ocupan gran parte del tiempo del que dispone Albert Fontet: «no tengo muchos ratos libres, pero cuando puedo, me gusta viajar. Cuando no hay posibilidad de marcharme fuera, me escapo a visitar a mi familia, que no les veo mucho, aunque como estamos a unas tres horas de distancia en coche, suben a presenciar algunos partidos».

Temas

Comentarios

Lea También