Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Albert Puig, un polifacético en Japón

Fútbol. El cambrilense inaugura su carrera como primer técnico en el Albirex Nigata. Ha trabajado como formador, director de la Masia y segundo entrenador

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: Albirex Nigata

Foto: Albirex Nigata

Japón ha reservado un lugar privilegiado para Albert Puig (Cambrils, 1968), uno de los embajadores de valores con mayor pasión del fútbol actual. El cambrilense aceptó este verano una propuesta exótica del Sol Naciente para inaugurar su trayecto como primer entrenador en el escenario profesional. Se relacionó con el Albirex Nigata, una entidad con cierta tradición en el país y que presume de una de las hinchadas más apasionadas del campeonato nipón. En todo caso, el Nigata vive un período de transición en su historial. Se encuentra ahora mismo en la Segunda División y en pleno proceso de reforma a nivel estructural. La llegada de Albert Puig al banco ha simbolizado el cambio de ciclo. La apuesta de un nuevo rumbo.
 

Puig cambió Nueva York, donde pasó el último año y medio como segundo técnico del New York City de la MLS, por Nigata, una ciudad del norte del país, con algo más de 800.000 habitantes. Lo hizo con la máxima responsabilidad a sus espaldas. El Denka Big Swan Stadium se ha convertido en su nuevo hogar. Un recinto para 42.000 espectadores en el que Albert pretende exhibir su pasión por el fútbol combinativo y preciosista. «Queremos ser protagonistas con el balón y evolucionar siempre con el estilo de juego. También me gusta la velocidad», reflexiona el cambrilense, al que  acompañan, en el staff técnico, dos personas de máxima confianza. Óscar Hernández, que trabajó con él en el Barça, y Eugenio Gavilán, expreparador físico en el Córdoba.

Hasta el momento solamente se ha celebrado una jornada del campeonato. La inaugural. Se dio en el estadio del Thespakusatsu Gunma, un rival recién ascendido a Segunda División, que se topó con la superioridad del Nigata. Vencieron los de Puig por 0-3, pero lo más llamativo de la experiencia se halló en la grada. En el Shoda Soyu Stadium Gumma no pararon de animar hasta 8000 hinchas del Nigata desplazados. Un par de horas en auto separan a las dos ciudades.

El virus
El fútbol japonés se reanudará este próximo 4 de abril, después de superar con éxito las medidas de prevención del gobierno contra la pandemia del coronavirus. La ejemplar actitud colectiva de la sociedad ha podido frenar cualquier riesgo de contagio numeroso hasta el momento. «Japón es un país estricto y organizado. Tiene una cultura colectiva y solidaria extraordinaria. La concienciación de la gente con las medidas del coronavirus ha sido ejemplar» refleja el técnico. Éste asegura que en ningún instante se prohibió a los ciudadanos ir por calle, siempre y cuando cumplieran con las iniciativas impuestas.

Esa idiosincrasia nipón en cuanto a comportamiento vital se traslada también al fútbol. Los adeptos lo ven como un espectáculo sin prejuicios. Aplauden a sus jugadores tanto si pierden como si ganan. Les veneran el esfuerzo y se van a casa sin la necesidad de generar debates ni polémicas de bar. «En este sentido estamos en un país que se trata de un  paraíso para el futbolista. Siempre me ha gustado el respeto y por eso decidí venir aquí. El respeto les distingue en todos los aspectos de la vida», confirma Albert.

En su plantel, la mayoría de actores disponen de nacionalidad japonesa y el entrenador se ha encontrado con algunos choques en cuanto a fundamentos del juego. «El nivel técnico que tienen es excelente, en algunos casos de Primera División. En cambio, en aspectos tácticos, sobre todo en la toma de decisiones, sufren carencias. Están acostumbrados a una cultura muy de obedecer. En cuanto a predisposición son ejemplares». 

Albert Puig convive con su familia en Nigata, un lugar desconocido pero fascinante. Su mujer, Silvia, y su hija, Estel, ya han saboreado África, América del Sur América del Norte y ahora Asia. Toda un viaje de vida, con el fútbol como hilo conductor.

Temas

Comentarios

Lea También