Más de Deportes

Àlex arrolla, el Reus disfruta

HOCKEY. Victoria incontestable de los rojinegros ante el Lloret (11-3) con seis goles del osonense, que se consolida como pichichi de la OK Liga

Marc Libiano

Whatsapp
Àlex arrolla, el Reus disfruta

Àlex arrolla, el Reus disfruta

Àlex anda desatado de gol. Sumó seis ante el Lloret, en una noche plácida, ideal para agrandar registros y coger camino casi imparable hacia el pichichi. Acumula 52 aciertos y seguramente convive con el momento más dulce de su carrera. La contundencia del osonense colaboró para que el Reus alcanzara otro éxito de forma holgada, sin dolores de cabeza y con mucho espacio para ofrecer chance a los que menos minutos disfrutan. Por ejemplo, compareció en el quinteto inicial el chileno Rojas, un chico del filial que, poco a poco, asoma la cabeza. Se le adivinan destellos interesantes. Es valiente en la contención y astuto para hallar posiciones de ventaja en ataque. Enseña virtudes técnicas depuradas. Solo tiene 18 años y hay que esperarle. 

En realidad, el Reus acabó con la resistencia de su rival en cinco minutos, los que le bastaron a Àlex para conectar su instinto caníbal. A los tres de juego ya había perforado a Muñoz desde media distancia y a los cuatro lo volvió a hacer para marcar terreno y jerarquía. Rodríguez intervino en todas las ofensivas que generaron amenaza del Reus. Nájera, Bancells y Julià se sumaron al festín con un 5-0 revelador en el primer bocado. Solo se habían consumido cinco minutos.  

La ternura defensiva del Lloret quedó disimulada con dos goles consecutivos de Marc González y Thiel. Quedó en un espejismo. El Reus se permitió ciertas licencias en los regresos que quedaron disimuladas porque Ballart las sujetó. Puede considerarse hasta lógico. Àlex, antes del descanso, ya había convertido dos goles más para el 7-2. Un cañón. Un devorador del gol.

La buena predisposición rojinegra permitió que el segundo tiempo se convirtiera en un ensayo a puerta abierta. Ya no hubo más competencia. Los de Garcia sí evitaron dejarse ir y gestionaron los minutos con cerebro. El resto de goles cayeron por su propio peso. Farré concluyó con el tercero del Lloret. En el suspiro final, Àlex Rodríguez y Nájera, con dos dianas cada uno, decoraron una goleada que siempre viene bien para reforzar autoestimas.
El términos clasificatorios acerca al Reus a los puestos de Champions, aunque restan dos compromisos para certificar las matemáticas.

Temas

Comentarios

Lea También