Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Anas Zine, goles que miran al cielo

El delantero del Reus Genuine dedica cada uno de sus aciertos a Amin, un familiar especial que perdió la vida

Marc Libiano

Whatsapp
Anas Zine, durante el entrenamiento del Genuine. Foto: Alfredo González

Anas Zine, durante el entrenamiento del Genuine. Foto: Alfredo González

Anas Zine entona el catalán como si fuera su idioma nativo y eso que amaneció en Marruecos hace sólo 24 años. Convive en el barrio de Sant Josep Obrer desde la infancia y su adaptación a Reus ha resultado meteórica. Comparte tradiciones ganxets y defiende los colores del equipo de la ciudad en la emergente Liga Genuine, un proyecto social que ha generado admiración por los valores que transmite y por la ilusión que traslada a los chavales como Anas.

Éste había enseñado su facilidad para el gol en el equipo de fútbol sala del Taller Baix Camp y ese talento convenció a David Sangrà para incorporarle al equipo Genuine. Acumula seis aciertos hasta el momento en los dos fines de semana de foco y ruido en Villarreal y Tarragona.

Esos seis goles no han escapado de una dedicatoria con recuerdo nostálgico. Anas guarda extremo cariño por un primo de su madre, Amin, con el que mantenía una relación estrecha y profesora. El delantero no olvida cada aprendizaje y el afecto que recibió de ese familiar que perdió la vida y al que le rinde tributo cuando empuja la pelota a la red. No existe una forma mejor para ser agradecido.

El fútbol para Anas no solamente contiene disfrute, se trata de una forma de reivindicar sus capacidades y para mostrar al mundo que los límites sólo dibujan fronteras. «Sólo conocerás tus límites cuando te enfrentes a ellos». La rebeldía de Anas.

Carácter competitivo

El atacante marroquí no se cansa de sonreír en los pequeños rondos que inauguran una sesión con tintes sentimentales en el anexo, con el verde que da envidia de la gran salud que desprende, y un grupo de chicos repletos de entusiasmo. Anas domina los espacios cortos y bromea con sus compañeros.

Su carácter competitivo lo traslada a la competición oficial. No le gusta perder. Se enfada incluso consigo mismo si el plan no sale como él había previsto. En la escuela de fútbol de Mas Pellicer aprendió a experimentar la exigencia del futbol once, con el que soñaba poder participar. 

Unos pasos perturban la normalidad del entrenamiento. No, unos pasos cualquiera. Asoman por el anexo dos figuras indispensables en la rutina diaria del CF Reus. Dos tipos admirados por los hinchas. Dos ídolos para los niños de la ciudad y también para los chicos del Genuine. Acompañados por Joan Solanas, el delegado que cuida de los detalles, Ricardo Vaz y Edgar Badia hacen subir las pulsaciones de sus colegas de club. Anas suelta casi a pleno salto «Mira es Edgar Badia».

Hay poco más que decir. Abrazos, saludos, un millón de preguntas y buenos deseos. El compromiso de que habrá victoria en Mallorca.La fiesta acabó en fuegos artificiales con la incorporación de los dos jefes, Garai y Bartolo, totalmente comprometidos con la causa y respetados por los Genuine, que también gozaron con su aparición. La foto de familia de rigor finalizó la visita antes del manos a la obra y del fútbol.

Fue un impulso antes del viaje a Palma, mañana mismo. En la maleta de cada chico existe un sueño compartido. Ni en sus charlas con almohada imaginaron poder participar en el escaparate de La Liga Genuine. Allí encuentran un instante para sentirse especiales y para gritar al mundo que la discapacidad no es un motivo para el aislamiento. 

Temas

Comentarios

Lea También