Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Arnal Llibert: "Tenemos que convertir al AEK Larnaca en el mejor equipo de Chipre"

Fútbol Internacinal. El ex director deportivo del Nàstic ha asumido el control del AEK Larnaca para enderezar el rumbo y mantenerlo en el escaparate europeo

Jaume Aparicio

Whatsapp
Arnal Llibert, en el centro, durante la presentación de los fichajes de invierno, entre ellos, dos ex granas Abraham y José Naranjo  FOTO: Cedida

Arnal Llibert, en el centro, durante la presentación de los fichajes de invierno, entre ellos, dos ex granas Abraham y José Naranjo FOTO: Cedida

Arnal Llibert (Girona, 39 años) ha encontrado en Chipre el escenario profesional ideal para desarrollarse como director deportivo. Después de un año convulso en el Nàstic, ha sabido pasar página y abrir un nuevo horizonte en el AEK Larnaca de Chipre, un país poco conocido en las rutas habituales de los ojeadores, pero con perspectivas interesantes de mostrarse en el siempre atractivo escaparate europeo.

El club verdeamarillo es uno de los clubes más mediáticos de la competición chipriota de las últimas temporadas. «Por títulos el Apoel es el más grande del país, pero en estructura, nivel de club y repercusión estamos a la par», cuenta. Su presencia en las últimas cinco ediciones de la Europa League, llegando a la fase de grupos en la 2018/19, ha ayudado a que la entidad de la costa sureste de la isla adquiera relevancia en el campeonato. Un peso que a principios de enero, con el equipo en séptima posición (zona de play-out) y con la carta de cambio de entrenador gastada en diciembre (Imanol Idiákez fue destituido), parecía en riesgo de desaparición.

Fue el motivo que encontró el presidente Andreas Karapatakis para dar un golpe de timón. Volvió a fijarse en el mercado español, en el que ha confiado desde hace varios años. Contactó con Arnal Llibert y le propuso tomar las riendas deportivas del AEK Larnaca. Con Santi Carpintero como su mano derecha, el director deportivo gerundense se puso manos a la obra para levantar la situación. «Los primeros 15 días fueron de análisis de la situación. La plantilla, sus necesidades, los rivales, etc. Aunque yo tenía ventaja porque jugué en la liga chipriota durante tres años».

Llibert recaló en 2010 en el AEK Larnaca de la mano del entonces director deportivo, Jordi Cruyff. También vistió la camiseta del Doxa Katokopias, Alki Larnaca y Ethnikos.

Para el banquillo eligieron a David Caneda, segundo entrenador de Pako Ayestarán en sus etapas tanto en Valencia, como Las Palmas, Santos Laguna y Maccabi Tel Aviv que llegó dos semanas antes del estallido de la pandemia del coronavirus. Además introdujeron cambios en la metodología de trabajo del club, el departamento médico, la preparación física, etc.

Al tiempo que realizaban cambios estructurales apuntalaban la plantilla con cuatro fichajes. El máximo permitido por la normativa de la competición en el mercado inviernal. Cuatro entradas y cuatro salidas. Los elegidos fueron los exjugadores del Nàstic José Naranjo y Abraham González y Román Golobart y José Manuel Fernández. «Son jugadores con un potencial importante. En invierno tienes que ser muy preciso y convencer a jugadores que mejoren lo que tienes. Además de ser diferenciales tienes que acompañarles y tener confianza plena», explica Arnal Llibert.

La sacudida del gerundense al equipo ha dado resultado. El AEK Larnaca recuperó el terreno perdido y finalizó la temporada regular en quinta posición. Suficiente para disputar la ronda por el campeonato y, lo que es casi más importante, los billetes europeos: «El presidente nos ha dejado claros los objetivos: ser el mejor equipo y ganar la liga (sería la primera vez en la historia de la entidad) y hacer ruido en Europa».

Paralización por el COVID-19

Como en prácticamente todo el mundo, Chipre ha paralizado toda la actividad no esencial a causa de la pandemia del coronavirus. La competición se interrumpió tras la primera jornada de la liguilla por el título. Las noticias que llegaban de Japón, uno de los principales países de importación, advertían del riesgo del Covid-19. Las autoridades gubernamentales de la isla actuaron sin dilación nada más registraron los primeros casos. Confinamiento total. Hasta el punto que para poder salir de casa se necesita la aprobación de los responsables sanitarios y policiales. «Tenemos que decir el día y la hora en la que queremos salir, tu lugar de residencia, el pasaporte, una foto y el motivo de tu salida, luego te lo aceptan o no», detalla Llibert que dispone de un permiso especial para acudir al club a realizar las gestiones necesarias para mantener a la entidad en funcionamiento.

El gerundense está viviendo esta situación solo. Su familia sigue en Tarragona, donde reside desde hace años, mientras sigue con preocupación la evolución de la pandemia en España y en los lugares en los que tiene amigos. Muchos futbolistas de la plantilla, entre ellos una extensa colonia de españoles (Carlos Planas, Truyols, Toño, Mikel González, José Manuel Fernández, Sastre, Barrera o Tete), están acompañados ya que antes de que cerrasen la frontera llegaron sus parejas para acompañarles.

Temas

Comentarios

Lea También