Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Arranque frenético (Ascó 3 - 1 Vilafranca)

Whatsapp
Futbolistas del conjunto ebrense celebran uno de los goles de su equipo ayer en Ascó. Foto: Iris Solà

Futbolistas del conjunto ebrense celebran uno de los goles de su equipo ayer en Ascó. Foto: Iris Solà

Victoria por 3-1 en un partido muy intenso ayer entre Ascó y Vilafranca, demostrando que serán claros aspirantes al play off. Asier de penalti adelantaba al Ascó y Triguero, al filo del descanso, ponía el empate. En el segundo tiempo Bertomeu y Genís decantaron el marcador de un choque donde tocó sufrir.

El encuentro arrancó muy disputado entre dos de los equipos llamados a luchar por cosas importantes en Tercera División. Pronto empezaron las hostilidades entre los dos conjuntos. En el 7’ Argilaga, en un rápido contragolpe, enviaba un centrochut a la escuadra del segundo palo. Por contra, tan sólo dos minutos después, Triguero en una falta desde la frontal disparó rozando el poste de la portería de Sergi Fuertes.

Poco a poco, el conjunto de Miguel Rubio ganó metros y en el 23’ Gerard Roigé enganchó un cuero desde la frontal que picó en las manos de Maldonado y que Bertomeu Garcia no dudó en señalar como penalti. Asier Eizaguirre transformó desde los once metros. El conjunto de Iván Moreno subió una marcha tras el gol e hizo sufrir de lo lindo al Ascó, sobre todo a pelota parada. Precisamente así, llegó el empate a las postrimerías del primer tiempo: pelota botada de Oribe desde la izquierda, a la que llega Sergi Fuertes por alto pero se le escapa, perjudicado por el viento, y Santi Triguero no perdona.

El segundo tiempo dejaba un panorama incierto entre ambos equipos. En la reanudación fue Bertomeu quién empezó a mover la defensa visitante. Ya en el 51’, ganó una pelota en velocidad y probó un chut, demasiado forzado, que no halló portería. Tan sólo 4 minutos más tarde, el mismo Bertomeu reventó desde 35 metros un potente cuero que se envenenó con el viento y que propició el fallo de Miguel Ramos, que a pesar de tocar la pelota, la recogió del fondo de la red.

El cuadro ebrense estuvo más seguro en los minutos posteriores al segundo gol y pudo sentenciar, en varias ocasiones. Asier ensayó una vaselina que marchó rozando el larguero y Genís remató de chilena un centro de Argilaga. Pese a estos buenos minutos del conjunto de Miguel Rubio, el Vilafranca reaccionó en el último cuarto de hora.

Bregó fuerte el Ascó para evitar el peligro que provenía sobre todo de las botas de Oribe y de un Sergi Moreno siempre incómodo de marcar. El ex del Ascó empalmó un centro al segundo palo sin encontrar portería por muy poco, mientras que Oribe obligó a Sergi Fuertes a hacer una gran parada ante un potente chut cruzado desde la frontal.

La tendencia se mantuvo hasta el 86’, cuando la defensa visitando no supo rechazar una pelota colgada dentro de la grande, que acabó pispando Genís para provocar el claro penalti de Miguel Ramos y la consecuente expulsión del arquero. El mismo Genís anotó la pena máxima con un tiro excelente y sentenció un partido en el que los de Iván Moreno nunca se dieron por vencidos.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También