Bartolo, el reto de un conquistador

Bartolo y su carácter pacífico deben estabilizar la figura del técnico en el Nàstic

Marc Libiano

Whatsapp
Xavi Bartolo, durante la rueda de prensa de su presentación oficial. foto: alba mariné

Xavi Bartolo, durante la rueda de prensa de su presentación oficial. foto: alba mariné

El destino se ha comportado de forma caprichosa con Xavi Bartolo (Bellvei, 1968), el técnico que se va a enfrentar a la segunda gran oportunidad de su carrera como máximo responsable de un plantel, después de un año terrible en Reus, por problemas muy alejados de la rutina y de la gestión de un equipo de fútbol. Hace justo 365 días, su compañero de viaje casi inseparable, Sergi Parés, con el que va a compartir aventura en Tarragona, le ofrecía la opción de instalarse en el fútbol profesional como primera espada, después de la inesperada salida de Garai en el Reus. Bartolo jamás llegó a imaginar tal vía crucis emocional. Fue un  máster avanzado para él, en un estreno alejado de lo idílico.

Ante la adversidad, el ilerdense demostró una sorprendente capacidad para mediar con los problemas. Llegó a convencer a todo un vestuario durante seis meses de impagos y de surrealismo constantes en el día a día, de que resultaba necesario seguir compitiendo. El Reus llegó a diciembre vivo, con opciones reales de permanencia, en parte, gracias al estilo conciliador de su entrenador, domador de egos y apasionado por el espíritu colectivo. Le ayudó también un vestuario sano, sin excentricidades, y la versatilidad de su cuerpo técnico. Generoso con el técnico.

Sin apenas recursos y con un plantel muy mermado de efectivos, con el Reus maniatado en el límite salarial por las exigencias de LaLiga, Xavi Bartolo se doctoró en paciencia y compresión. Llegó a soportar situaciones insoportables hasta convertirse durante muchos días en el único portavoz del club. Dio la cara por mucha gente y sostuvo la poca salud deportiva que le quedaba a aquel equipo. Justo hasta que en enero, LaLiga expulsó al Reus del campeonato. 

Aquella dulce oportunidad se había quedado en un pesadilla de la que Bartolo, eso sí, salió reforzado como gestor de argumentos y de grupo. Fue entonces cuando el Nàstic, otra de sus casas futbolísticas, apareció en el camino. Aquel plan deportivo que distinguió al Reus se traslada ahora a Tarragona. Con Parés y el mismo Xavi como referentes y líderes.

Extraordinario comunicador, cabal en sus decisiones y con ideas claras, hasta el extremo de la cabezonería, Xavi Bartolo aparece por el Nou Estadi «sin miedos», tal y como lanzó en su pre

Temas

Comentarios

Lea También