Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Bartra: "Sentía como si me hubieran arrancado una parte de mí"

El futbolista de Sant Jaume dels Domenys repasa en la revista online The Players Tribune su niñez y la de su hermano Eric en la cantera del Barça

Diari de Tarragona

Whatsapp
Marc y Eric Bartra con la camiseta del Barça en su niñez. Foto: Marc Bartra

Marc y Eric Bartra con la camiseta del Barça en su niñez. Foto: Marc Bartra

Marc Bartra ha explicado en un interesante relato autobiográfico publicado en la revista online The Players Tribune toda su infancia en la que pasó por las canteras de Espanyol y Barça junto a su hermano gemelo Eric Bartra. En el texto, el futbolista de Sant Jaume dels Domenys se abre y explica varios episodios que demuestran lo complicado que es militar en una de las canteras más exigentes del panorama futbolístico y más si se tiene como compañero de equipo a tu propio hermano. 

El futbolista del Betis y su hermano desde bien pequeños tenían claro que el sueño de ser jugadores profesionales estaba en el horizonte. "Sabíamos que teníamos los genes, porque nuestro padre había jugado en la Tercera división y es un enfermo del fútbol. Nosotros jugábamos en la calle, en nuestra habitación… ¡y hasta en nuestro balcón, que debía tener un metro cuadrado! Fue un tiempo lleno de felicidad", asegura Bartra.

En aquella época, en el F.C Barcelona militaban los hermanos de Boer por lo que Marc Bartra y su hermano rápidamente les vieron como un espejo en el que mirarse. "En la habitación teníamos un póster de Frank y Ronald de Boer, que también eran gemelos y jugaban para el Barcelona. Éramos grandes aficionados del Barça, porque crecimos en Sant Jaume dels Domenys, un pueblo cercano a Barcelona", explica el central que actualmente milita en el Betis.

Eric y Marc Bartra en una foto en las categorías inferiores del Barça. Foto: Cedida

Ambos demostraron tener cualidades para el deporte del balompié cuando fueron captados por la cantera del Espanyol en una prueba que realizaron junto a otros muchos niños para finalmente terminar en el cantera del club de sus amores. "Estuvimos dos semanas a prueba en el Espanyol, uno de los mejores fútbol base que hay en España... y nos eligieron a los dos entre muchos niños. Jugamos muchos partidos contra el Barça, y a los dos años nos ficharon a ambos", relata el de Sant Jaume dels Domenys.

Lógicamente, en la cantera azulgrana se vive el fútbol con una intensidad tremenda que hace que allí los niños vayan a divertirse, pero bajo una exigencia innegable. "La presión en el Barça... hombre, es diferente a cualquier otro lugar. Cada vez que cometías un error, casi podías sentir a los coordinadores y entrenadores tomando apuntes en su libreta. Sabes que, aunque apenas estén un poco disgustados contigo, traerán a otro. Así es la academia del Barça. Cada niño del mundo quiere jugar allí. Veíamos a talentos llegar desde toda España hasta México, Israel, Brasil, Alemania, de donde fuera".

Rivalidad entre hermanos

Aquello provocó que la relación entre ambos hermanos pasara por una etapa no complicada pero sí algo extraña. "Que mi hermano estuviera allí todavía hacía las cosas más complejas. Nos entrenábamos juntos y jugábamos en el mismo equipo. No sé si fue culpa de tener esta presión de jugar en el Barça, pero nuestra rivalidad creció y se hizo más sombría. Incluso a veces pensaba ¿Quizás mi hermano no me quiere?", analiza Marc Bartra.

Sin embargo, esa rivalidad finalizó cuando a la familia Bartra se le comunicó que Eric no podría seguir en la cantera azulgrana. "Un día, a final de temporada el coordinador nos reunió a mis padres, a mi hermano y a mi y le dijeron a mi hermano: "Te marcharás el próximo año". Pero a mí me dejaban continuar. Por un lado, yo estaba tan feliz, continuaría jugando para el Barça. Pero después pensaba en Èric y en nosotros. Y me daba cuenta... Wow, es el final. Esto se termina. Sentía como si me hubieran arrancado una parte de mí".

Marc Bartra se ha abierto en canal para explicar una infancia feliz, pero en la que el fútbol fue exigente con él y su hermano. Lejos quedan ya esos días en los que la rivalidad aparecía de manera irremediable entre hermanos. Ahora Marc Bartra brilla en el Betis y Eric Bartra dirige una escuela en Sant Jaume dels Domenys con el nombre de su hermano para dar a conocer al club.

Temas

Comentarios

Lea También