Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Bartra recuerda el atentado: "Mi 'fisio' me gritaba y me daba bofetadas para que no me durmiera"

Para el jugador tarraconense del Dortmund el gran miedo del equipo dera no saber si ya estaban seguros o se iban a suceder más ataques

EFE

Whatsapp
Imagen del defensa tarraconense emocionado tras volver a jugar después del atentado. Foto: Twitter

Imagen del defensa tarraconense emocionado tras volver a jugar después del atentado. Foto: Twitter

El central de Sant Jaume dels Domenys Marc Bartra, que resultó herido en el atentado contra el autobús del Borussia Dortmund el pasado 11 de abril, confiesa en una entrevista que publica hoy el "Sport Bild" que disfruta con más intensidad la vida tras experimentar en su propia carne lo rápido que puede perderse.

"Mi percepción del tiempo ha cambiado. Lo que ocurre en dos, tres días, resulta increíblemente lejano. He tenido que experimentar en propia carne cuán rápido puede cambiar, incluso irse, la vida. Por eso disfruto la vida con mayor intensidad", dice el jugador, que tuvo que ser operado a consecuencia del atentado al sufrir una fractura en el radio y lesiones de esquirlas.

Para Bartra, el gran miedo del equipo después de sufrir el atentado, en el que también resultó herido un policía, era no saber si ya estaban seguros o se iban a suceder más ataques.

Esa incertidumbre fue quizás lo peor de todo", explica el jugador, quien recuerda que todo comenzó con un fuerte y repentino estallido.

"Noté una onda expansiva que venía de un lado, después un gran dolor en el brazo. Mis oídos pitaban. En realidad ya sólo oía los pitidos y los gritos sordos de Roman (Bürki), Nuri (Sahin) y Schmelle (Marcel Schmelzer). Girtaban: 'Marc, al suelo, échate.' Al principio estaba como paralizado. De mi brazo goteaba sangre", relata.

Bartra recuerda que logró echarse en el suelo y que un "calor impresionante" se extendió por todo su cuerpo.

"Tenía que llorar y estaba a poco de perder la consciencia. Entonces ya llegó nuestra fisioterapeuta Swantje. Me daba bofetadas una y otra vez y gritaba constantemente que no me durmiera y me echaba agua en la cara. Todo ocurrió en diez minutos, pero a mí me parecieron horas", señala.

Respecto al único detenido como presunto autor del ataque, en prisión preventiva desde el pasado 21 de abril, Bartra subraya que no se merece que le dedique ni un sólo segundo de su tiempo.

"Odiarlo ya sería prestarle demasiada atención y por eso no lo hago. Le daba totalmente igual el daño que le ha hecho a mucha gente", señala.
Con el atentado contra el equipo, que viajaba en el autobús al estadio para jugar el partido de ida de cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Mónaco, el presunto autor pretendía provocar un desplome de las acciones y lucrarse así con la venta de los títulos al precio pactado cuando adquirió sus derechos de venta.

Temas

Comentarios

Lea También