Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes BALONCESTO

Basket sobre ruedas

El Club Esportiu Costa Daurada vuelve a competir desde septiembre en la Lliga Catalana y cuenta con jugadores de toda la provincia de Tarragona

Shaila Cid

Whatsapp
La familia del CE CostaDaurada antes de un entrenamiento. FOTO: Alfredo González

La familia del CE CostaDaurada antes de un entrenamiento. FOTO: Alfredo González

Para muchos clubs deportivos los patrocinadores son vitales para poder competir. Hace seis años, la crisis provocó que el Club Esportiu Costa Daurada se viera sin apoyo económico y, como consecuencia, el único equipo de baloncesto en silla de ruedas de la provincia de Tarragona desapareció. Ahora, han decidido volver a la pista para quedarse y dar mucho que hablar.

El CE Costa Daurada se fundó en 1975 y es el club más antiguo de Catalunya de básquet sobre ruedas. Manel Seva lleva 15 años en la entidad, 13 de ellos ejerciendo de jugador-entrenador. "Hemos decidido volver porque contamos con gente nueva", cuenta. Su objetivo principal es "integrar el deporte en la gente que tiene alguna discapacidad", aclara el técnico. "Yo llevo muchos años en una silla y no paro de ver a gente joven sumergida en fuertes depresiones. El deporte les ayuda a ser felices y a olvidarse de su situación", confiesa Manel.

Actualmente, cuenta con unos catorce jugadores procedentes de todo el territorio. Además, dos o tres van a entrenar a pesar de no tener ninguna minusvalía. Y es que en algunos países como Alemania, también se les permite competir. Desde el club, "estamos intentando que la Liga Nacional y la Liga Catalana nos lo permita", explica Seva. 

El club naranja, que entrena en el Pavelló Olímpic de Reus, cuenta con una gran trayectoria en sus más de treinta años de existencia y ha sido siete veces campeón de España. El último año antes de su disolución, el equipo reusense ganó el play off que lo ascendía a la División de Honor, pero "no podíamos arrastrar los gastos", comenta el técnico. 

El CE Costa Daurada está jugando en la liga máxima de la Federació Catalana d’Esports de Persones amb Discapacitat Física (FCEDF). "Cuando terminó la Lliga Catalana hicimos una prueba para ver en qué nivel estábamos y nos pusieron en el grupo A, que sería como la primera división", cuenta Seva. El equipo compite contra el CEM L’Hospitalet, el CE Global Bàsket o el Joventut BCR, entre otros. "Ahora estamos jugando los primeros partidos hasta finales de noviembre, después hay un parón para que los equipos puedan competir en la Liga Nacional y luego vuelve la Lliga Catalana". Al finalizar, se disputa la Copa Catalunya, en la que juegan todos los equipos contra todos.

A principios de septiembre,  Manel Seva hizo un llamamiento a los clubs deportivos reusenses para que les acogieran dentro de alguna sección para unir esfuerzos, pero nadie respondió. En su pasado, estuvieron jugando con el CB Tarragona y años más tarde, con el Reus Deportiu, pero ninguna de las dos alianzas cuajó.

Desde el club, lamentan la poca implicación de los ayuntamientos de la provincia para ayudarles a promocionarse y poder llegar a la gente con discapacidad del territorio. Solamente cuentan con el apoyo del consistorio de Reus y hace poco consiguieron un nuevo sponsor de la fundación Pró-Vida de Brasil, que les dotó de varias sillas de ruedas para poder competir y toda la equipación.

Su objetivo es "terminar las competiciones de la mejor manera y buscar nuevos sponsors para poder jugar el próximo año la Liga Nacional", ratifica el entrenador naranja mientras anima a que la gente se una al club o vaya a verles a los partidos porque "nosotros también hacemos deporte de verdad".

Temas

Comentarios

Lea También