Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Bauzá: 'Ojalá asciendan los dos'

El centrocampista alicantino, ya retirado, cambió el grana del Nàstic por el azulgrana del Huesca en el verano de 2010
Whatsapp

David Bauzá (38 años, Alicante) se marchó del Nàstic de la misma manera que actuó en el campo con la zamarra grana, con honestidad. «Nogués (entonces director deportivo del club tarraconense) fue muy sincero conmigo. Me dijo que quería rejuvenecer la plantilla y tenía 34 años. Lo entendí », explica el centrocampista ya retirado.

Nadie puso en duda el excelente rendimiento que dio en el campo. En sus dos temporadas en Tarragona (2008-09 y 2009-10) jugó 72 partidos y más de 6.000 minutos ocupándose del trabajo sucio en la medular. El del obrero que se embadurna de barro para cubrir a los de delante y proteger a los de atrás. «La primera campaña me perdí pocos partidos. En la segunda tuve menos participación en el tramo final de la liga por un problema muscular», recuerda.

Pero si Bauzá transpira cariño cuando habla de Tarragona y el Nàstic fue por un motivo alejado de los terrenos de juego. En uno de los momentos más difíciles de su vida, el nacimiento de su hija.«Hubo problemas en el parto. Me sentí muy arropado por todos, club, directivos, compañeros, prensa, afición», recuerda. Su profesionalidad le impedía descartarse de la convocatoria. «Fue Ferrando (técnico) quien me avisó que no me iba a convocar para que pudiera estar al lado de mi mujer y mi hija». Hubo final feliz y todo salió bien.

En verano de 2010 el centrocampista dejó atrás su etapa grana para fichar por el Huesca. «El Nàstic era más granda en todo (instalaciones, prensa, club, etc) porque venía de Primera, en Huesca, como llegaban de abajo era más humilde». La ilusión de iniciar un nuevo proyecto se truncó cuando a los pocos meses se rompió el ligamento ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Cuando se recuperó, al curso siguiente, le tocó a la izquierda. Misma lesión. «Con 34 años y las dos rodillas operadas lo tuve que dejar». Pese a esa mala experiencia también le queda un buen recuerdo de su paso por el club oscense. Por eso, aunque deja entrever que prefiere que sean los granas quienes suban en el play-off directo que enfrenta a ambos equipos, sentencia:«Ojalá suban los dos».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También