Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Bebés de oro

Los jugadores del Reus Deportiu, Albert Casanovas y Raúl Marín, celebraron el Mundial con el nacimiento de Lucas y Valentina. Sus parejas salían de cuentas  el mismo día. Los dos ya se han incorporado al equipo de Jordi Garcia y mañana se medirán al Vic en los cuartos de final de la Lliga Catalana (21.00 horas)

Marc Libiano

Whatsapp
Laia y Albert Casanovas, con la pequeña Valentina y Daniela (i). Hugo, Inés, el pequeño Lucas y Rául, la familia Marín. Fotos: CEDIDAS

Laia y Albert Casanovas, con la pequeña Valentina y Daniela (i). Hugo, Inés, el pequeño Lucas y Rául, la familia Marín. Fotos: CEDIDAS

Pocas veces el destino presenta tantas emociones en un intervalo de tiempo tan corto. Seguramente, para Albert Casanovas (Reus, 1985) y Raúl Marín (Reus, 1986), agosto de 2017 se encuentra guardado en el rincón más sagrado de sus hogares. En cuestión de cuatro días, conquistaron dos títulos antagónicos, pero de significado mayúsculo.

El 9 de septiembre, los dos jugadores del Reus Deportiu vieron culminada toda una carrera, los sueños de infancia, tras proclamarse en Nanjing (China), campeones del Mundo de hockey patines. A pesar de disfrutar como niños, su mente, su corazón, se encontraba a kilómetros de distancia. Inés y Laia, las parejas de los hockistas, salían de cuentas el mismo día. Apenas hubo tiempo para el regreso. De hecho, desde China y Reus se rezó en varias ocasiones para que los campeones del Mundo aparecieran en el instante del parto. El premio resultó.

Lucas, el segundo hijo de Raúl e Inés, fue el primero el levantar la mano, el 13 de septiembre. Raúl había tomado el Aeroport de El Prat pocas horas antes, en un recibimiento especial para los campeones del Mundo. Allí estuvo Hugo, de dos años y cinco meses, el primero de los Marín. Hugo parece guardar esa pasión desmesurada por el hockey que desprende su padre. Vive para el stick. El relevo cuenta ya con un aspirante serio.

En la casa de Albert Casanovas y Laia dominan las mujeres. Valentina, curiosamente también segunda hija de la pareja, se hizo de rogar un poco más, pero apareció dos días después, el 15 de septiembre. Daniela, de casi dos años y la primera de la familia, la esperaba con la camiseta rojinegra puesta y la vista en papá. En las gradas del templo, ya existe un nuevo sector incondicional para animar al Reus.

Los dos bebés han llegado con un oro bajo el brazo y con Marín y Casanovas abriendo nuevos desafíos. El vértigo competitivo no les permite el respiro. Raúl ya se incorporó al Reus el pasado viernes, en el partido de Lliga Catalana ante el Noia. Albert lo ha hecho hoy mismo y mañana se estrenará en los cuartos de final de la competición por excelencia de la pre-época ante el Vic, a partir de las 21.00 horas. Jordi Garcia, el nuevo técnico, les espera casi con ansia para completar su diseño táctico. Estamos hablando de dos de los jugadores franquicia del actual campeón de Europa. Dos tipos que conocen al milímetro la calle Gaudí. Allí se criaron.

Como el Reus no conoce amistosos ni regala competiciones, levantar la Lliga Catalana por segunda ocasión consecutiva se presenta como un reto apetecible, ya con el plantel completado. Luego espera un curso repleto de exigencia. Forma parte de la vida histórica del Reus.

Temas

Comentarios

Lea También