Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Becerra y Fali ocupan las capitanías de Rocha y Barreiro en el Nàstic

Abraham es el primer capitán de la plantilla y Javi Márquez sube al segundo lugar de la línea de mando del vestuario

Jaume Aparicio

Whatsapp
Abraham Minero (segundo por la izquerda) posa junto a los árbitros y el capitán de Las Palmas. Foto: Alfredo González

Abraham Minero (segundo por la izquerda) posa junto a los árbitros y el capitán de Las Palmas. Foto: Alfredo González

La plantilla del Nàstic tiene nuevos capitanes. La salida de Manu Barreiro y David Rocha ha hecho que el vestuario haya tenido que renovar a la mitad de sus líderes.

De los cuatro ‘jefes’ elegidos solo siguen en la plantilla, después de la reforma invernal, Abraham Minero y Javi Márquez. El defensa era hasta la fecha segundo capitán del Nàstic, por detrás de Manu Barreiro. Sin el atacante gallego, el barcelonés ocupa la posición de primer capitán. Siempre que esté en el campo será el encargado de lucir el brazalete con la bandera de Tarragona y el escudo del Gimnàstic.

Abraham lo ha hecho en más de una ocasión esta temporada, cuando no estaba sobre el césped Manu Barreiro. Sin ir más lejos, lo lució en el homenaje a José Maria Grau, alzando el brazalete que llevó el delegado durante 18 años.

Pero su estreno oficial como nuevo líder del vestuario fue en el Cerro del Espino. Con solo un año y medio en el club es ya el futbolista de más antigüedad del primer equipo. 

De la elección de verano, realizada por una plantilla de la que la mitad de los jugadores ya no están en Tarragona, queda Javi Márquez. El centrocampista sube un escalón en la línea de mando y pasa a ser el segundo capitán del equipo grana. Aunque con el escaso protagonismo que le ha concedido en las últimas jornadas el técnico navarro Enrique Martín parece difícil que pueda llevar el brazalete en algún momento.

Los dos jugadores ‘nuevos’ que pasan a formar parte de la jefatura interna son Fali y Becerra. El valenciano resultó ser el quinto seleccionado por el grupo en la elección veraniega. Al igual que Márquez, el vacío dejado por David Rocha y Barreiro le hacen subir un escalón y ocupar uno de los puestos de liderazgo del vestuario. 

Fali es el futbolista que más años lleva en el Nàstic. Llegó en 2015 pero a los seis meses fue cedido al FC Barcelona B. Regresó dos años después, en enero de 2018, al mismo tiempo que llegaba a la disciplina tarraconense Javi Márquez.A pesar de que Fali no era uno de los capitanes, la afición del Nàstic sí le ha considerado digno de tal mención.

En el caso de Becerra, un fichaje de este año, su ascenso ha contado con el respaldo del entrenador. El portero catalán ha perdido la titularidad en favor de un Bernabé que se ha ganado a pulso el puesto, pero su incidencia en el grupo, tanto en los entrenamientos como en los partidos, ha sido motivo suficiente para que el técnico y sus compañeros le hayan convertido en uno de los capitanes de la plantilla.

Becerra se hace oir. Su personalidad le lleva a implicarse al máximo en cada sesión de preparación y partido, sea o no titular. Sus gritos desde el banquillo para proteger a sus compañeros, animarles o advertirles de la posición del rival pueden oirse con facilidad en los encuentros del Nàstic.

Sea cual sea el escenario. La imagen del arquero corriendo hacia su compañero y competidor, Bernabé, al finalizar el duelo contra el Extremadura, con victoria grana por 0-1, para fecilitarle expone el carácter y la profesionalidad de Becerra.

Bernabé, capitán

Esta nueva etapa de capitanes, que se inició ante el Rayo Majadahonda, dos jugadores han llevado el brazalete. Abraham y Bernabé. El portero sevillano no figura entre los cuatro ‘comandantes’ del vestuario pero se llevó el emblema al brazo cuando el defensa abandonó el encuentro en el minuto 74 de partido.

Javi Márquez estaba en el banquillo y Fali había sido expulsado apenas un minuto antes por doble amarilla. Ninguno de los jugadores que quedaban superaba en antigüedad a Bernabé que cumple su segunda temporada en Tarragona.

Llegó unos días después que Abraham. Con cada partido, el andaluz va ganando peso en el vestuario. A sus 25 años va ganando en liderazgo y no sería de extrañar que se convirtiera, si sigue en el Nou Estadi, en el próximo capitán del equipo.

Temas

Comentarios