Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Berni Álvarez: "La exigencia es el único camino"

El entrenador del CB Tarragona, explica la situación actual del equipo en EBA

Jaume Aparicio

Whatsapp

La temporada del regreso del CB Tarragona a la EBA no ha estado exento de problemas. Las lesiones y situaciones extradeportivale hicieron tocar fondo. Pero Berni Álvarez (Reus, 46 años) ha vuelto a obrar magia para sacar adelante el proyecto. Fiel a su estilo. Con mucha mano izquierda y apostando por la cantera.

Seis victorias consecutivas. ¿Es el mejor momento de la temporada para el CBT?
A nivel de resultados, evidentemente, y también anímicamente. Hemos pasado un año complicado y difícil per a pesar de eso hemos conseguido cambiar las lesiones. Tenemos que ser capaces de alargar la racha positiva.

Una victoria, en El Masnou, muy importante.
Sirvió para ratificar la buena dinámica ante un equipo de los grandes. Ganar en la pista del líder te da mucha confianza en un año, repito, muy difícil.

¿Por qué?
La gestión interna ha sido complicada. Las lesiones y otros problemas extradeportivos hicieron que durante una etapa de la temporada estuviéramos muertos. Íbamos a jugar partidos con cuatro séniors y tirando a los leones a los júniors. Fueron dos meses terribles que nos castigó mucho. Romper la racha en el Roser cuando estábamos cerca del descenso nos dio vida.

¿Hay tiempo de llegar a esas dos plazas de play-off?
No quiero ser pesimista, pero sinceramente creo que lo tenemos muy difícil para llegar. Tenemos el basket average casi perdido con el Menorca y Masnou aún nos saca tres partidos. El calendario nos enfrenta a los de arriba, pero no creo que nos dé para llegar. Tampoco me interesa ahora mismo. Me interesa alargar la racha y acabar con buenas sensaciones después de tocar fondo. 

¿Te consideras exigente?
En la pista mucho. A veces demasiado. Fuera saben que me tienen para lo que necesiten. Me considero amigo de todos y tengo una relación sincera y personal. Pero la hora y media de entrenamiento o el partido les apreto. Me tienen que dar el 100%. Porque creo que es el único camino. La exigencia del entrenador y la de uno mismo.

La cantera no ha fallado. 
El sénior del CBT debe estar formado por gente de la casa. Es verdad que este año no ha sido así, pero hicimos una plantilla corta pensando en que el júnior pudiera ayudar. Las circunstancias han hecho que tuvieran más protagonismo del que yo mismo hubiera querido. Hay casos como Joan Sorolla, Rubén Llanos o Joan Guixens que están rindiendo por encima de lo esperado. Y después hay otro grupo Oriol Galofré, Arnau o Guillem que nos ayudan al día a día y están dando pasos para estar allí. Hay que tener paciencia también.

¿Se ha encontrado estabilidad económica?
Estamos acabando bien. La gente está al día. La temporada no empezó bien, hasta Navidad. Las ganas hacen que las cosas se hayan recuperado. Si el día a día no es bueno es difícil gestionar.

¿Hay base para crecer?
Es lo mejor que tenemos. Hay un cadete masculino, un júnior de primer año que trabaja espectacular y el júnior de segundo año con jugadores de cierto nivel. Podemos pensar en tener otra generación como la de LEB Plata, pero no será inmediato. Ni en un año ni en dos.

¿Te sorprende el éxito de Miquel Salvó, un exCBT?
No. Recuerdo que vino a entrenar cuando estaba en Primera Catalana y cuando lo quisimos fichar decidió irse a Bélgica, porque le daban una beca. Cuando volvió estuvo un año en Cornellà, jugando de interior, y yo le dije que viniera para jugar por el exterior, como se ha demostrado. Vino a probar como era esto de profesional. Le metí en la cabeza que tenía madera. Le agradezco que él haya dicho en varias ocasiones que fue en Tarragona donde se dio cuenta que podía ser profesional. No lo descartaría que si siguen las ventanas FIBA pueda aparecer en una convocatoria con la selección española. 

¿Siguen llamando a tu puerta?
Hasta verano no quiero agobiarme. Es verdad que la situación será diferente porque ya no estaré en la organización de los Juegos Mediterráneos, que es una ilusión personal. Ya véremos.

La selección sí te ha llamado.
Me gusta mucho ir a la selección. Vivo básquet 24 horas y aunque este mes último estoy centrado en los Juegos, es un orgullo que cuenten conmigo para la U18, después de los cambios que ha habido a nivel de staff técnico.

Los Juegos dejarán un Palau d’Esports en Camp Clar. ¿Se podrá llenar de baloncesto?
Eso mismo me pregunto yo. No soy quién para decirlo. Nos tiene que ilusionar el hecho de tener una instalación que no teníamos. Ya tocaba en Tarragona porque hay un enorme capacidad de organizar eventos deportivos como Europeos y hasta Mundiales. A la larga tiene que ser un referente de turismo deportivo.

Temas

Comentarios

Lea También