Más de Deportes

Bonilla siempre está

El soriano se reivindica con un gol y buenos minutos en la banda frente al Betis Deportivo. El curso pasado ya se hizo con un sitio en el equipo de interior

Juanfran Moreno

Whatsapp
Javi Bonilla celebra el tanto ante el Betis Deportivo. 
FOTO: FABIAN ACIDRES

Javi Bonilla celebra el tanto ante el Betis Deportivo. 
FOTO: FABIAN ACIDRES

Existen futbolistas que encajan en cualquier plantilla porque suman dentro y fuera del campo. Jugadores capaces de asumir cualquier rol con naturalidad y que se reivindican en el verde con actos, dejando a un lado las palabras. Javier Bonilla es uno de estos tipos.

El Nàstic disfruta de un actor principal en cualquier plantel porque posee una zurda privilegiada y una capacidad de adaptación impactante. Con el soriano ya hace tiempo que no existen dudas sobre su importancia capital en el transcurrir de una temporada porque siempre está. Si le necesitas, aparece. Lateral izquierdo, lateral derecho, interior derecho, interior izquierdo, extremo… Dónde sea, pero siempre suma.

Bonilla llegó a Tarragona con la misión de ocupar el lateral izquierdo en el primer año de los granas tras su descenso a Segunda División B. El soriano había sido el carrilero zurdo del Mallorca de Vicente Moreno que logró el ascenso a la categoría de plata y su fichaje se consideraba como un auténtico pelotazo. El Hércules estuvo cerca de cerrarle, pero el Nàstic finalmente se llevó el gato al agua. En su primer año ofreció un rendimiento notable y meritorio, ya que lo consiguió en un conjunto arrastrado por los malos resultados. Un curso que terminó de manera abrupta por el coronavirus, pero en la que le dio tiempo a sumar cinco goles y repartir unas cuantas asistencias.

Ya en la temporada 2020/21, Toni Seligrat apostó por un nuevo sistema de juego. El 4-3-3 era el esquema elegido y eso unido a la llegada de Joan Oriol parecía cerrarle las puertas en el once titular. El Numancia llamó a su parte, pero Bonilla no es de esos jugadores que se riden a las primeras de cambio. Resiliencia está de moda llamarle hoy en día. Pues eso, es una persona resiliente. De manera inesperada, el soriano encontró en la sala de máquinas su sitio ideal.

Desde el puesto de interior se convirtió en una amenaza constante para el rival con su privilegiada zurda. Eso con balón, sin él demostró ser un jugador sacrificado e intenso. Su adaptación fue tan idílica que llegó a reconocer en una entrevista al Diari que se sentía mediocentro. Tres goles en 25 partidos fueron su aportación al equipo.

Nuevo esquema, nueva posición

Este año Bonilla ha vuelto a dar un paso al frente. El soriano es capitán, una voz autorizada dentro del vestuario y un jugador que ha vuelto a darle la vuelta a su situación inicial. Raül Agné es un técnico distinto a Toni Seligrat que apuesta por un 4-4-2 en el que no hay lugar para los interiores.

En el lateral izquierdo sigue siendo inamovible Joan Oriol y eso ha provocado que el polivalente futbolista se haya vuelto a reciclar en una posición que ya había ocupado con anterioridad en su carrera, tal y como reconoció en zona mixta

Bonilla ha encontrado su espacio en el costado izquierdo por delante del lateral. Allí es un jugador con capacidad para abrir el campo y amenazar con esa zurda y esos centros medidos que sabe poner. Además, asegura trabajo defensivo, ya que es un futbolista que no sufre en el retorno. Frente al Betis Deportivo logró su primera contribución tangible al equipo con un buen gol curiosamente con la derecha tras un buen centro de Édgar Hernández.

Un buen tanto que celebró quitándose la zamarra y enseñando su nombre y dorsal al Nou Estadi. Un acto reivindicativo sin maldad alguna para un futbolista al que siempre le acompaña una sonrisa. La afición celebró con euforia el tanto de uno de sus ‘protegidos’.

El futbolista soriano asume de momento el rol de revulsivo, pero ya ha dejado claro con hechos y palabras que peleará por la titularidad. Con actuaciones como la del otro día está más cerca. Nadie duda de ello, Javi Bonilla siempre está.

Temas

Comentarios

Lea También