Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Bruno Perone: «Con victorias todo es más fácil»

Fútbol. El central brasileño lamenta el mal inicio y las críticas hacia la defensa pero espera poder rectificar el camino

Jaume Aparicio

Whatsapp
Bruno Perone ayer tras la sesión en el Nou Estadi. FOTO: Pere Ferré

Bruno Perone ayer tras la sesión en el Nou Estadi. FOTO: Pere Ferré

La defensa del Nàstic ha sido blanco de las críticas en el defectuoso inicio de curso grana. El central Bruno Perone (Sao Paulo, Brasil, 32 años) ha sido de los más señalados. Para nada se imaginó vivir una situación así en su regresó a Tarragona. Venía para lograr un ascenso y no pelear en el barro. Su optimismo le invita a pensar que todavía hay tiempo para conseguir el objetivo inicial.

¿Qué bien sienta la victoria y más si es por partida doble?
Nos da la vida.

Al equipo se le notaba tocado.
Claro. Normal. Nadie esperaba comenzar en Segunda B de esta manera. Somos personas y los que más sentimos estar en esta situación somos nosotros.

¿Qué ha traído Seligrat?
El resultado. Defensivamente estamos más juntos. Encajamos menos goles y eso te hace estar más cerca de ganar. Dos victorias lo cambian todo. El fútbol es resultado.

Se ha pasado de dos goles encajados por partido a uno (y en propia portería) ¿Qué ha pasado?
Todos los partidos son diferentes. Lo que sí es verdad es que el equipo, como bloque, ahora defiende mejor. La parte defensiva no es solo el portero y los centrales, es un bloque entero. Si funciona es normal que encajes menos goles.

¿Cómo se explica la facilidad con la que los rivales conseguían marcar?
Es difícil de explicar. Hay equipos en Primera y Segunda que les suceden. Son cosas del fútbol. De las dinámicas. Lo bueno es que en el fútbol todo puede cambiar muy rápido.

¿Le han dolido que las críticas se hayan centrado en la parte defensiva del equipo?
Claro. No te voy a mentir. Como central cada vez que abres el periódico y ves que el equipo ha encajado goles y te apuntan a ti, al portero, el compañero de defensa, etc. duele mucho. Nosotros sabemos que no es así. Tenemos nuestra responsabilidad, pero toda la culpa tampoco es nuestra.

¿Cómo gestiona personalmente esas críticas?
Soy una persona muy positiva. Pienso que soy afortunado porque tengo salud, mujer, hija, familia en Brasil, etc. Hay gente que no puede salir de una habitación de un hospital. Me molestan poco las críticas. Soy tranquilo. Ni estoy eufórico cuando las cosas van bien ni tampoco me quedo abatido cuando van mal. He salido muy joven de la casa de mis padres, he peleado muchas cosas y todas te enseñan a asumir las cosas con más tranquilidad.

¿Está más cómodo sin la exigencia de salir con el balón?
El equipo no está tan abierto pero cuando vemos que tenemos espacio hay que saber salir con el balón. ¿Si estoy más cómodo? Claro con dos victorias todo es más fácil. Con 32 años he estado con muchos entrenadores de ideas diferetnes. Al final tienes que ir a lo simple, cumplir lo que dice el entrenador. El jugador inteligente es el que cambia el chip rápido cuando hay un relevo en el banquillo.

¿Es solo una cuestión de resultados?
Sí. El fútbol es resultado. Si empiezas a ganar todos los jugadores tendrán más confianza y estarán más cómodos. He estado en muchos países y muchas ligas y todo se resume en lo mismo. Si los resultados salen el equipo es muy bueno y cuando no, aparecen todos los males.

¿Es injusto verlo así?
No sé lo que es justo o no. El fútbol es muy complicado. Sí creo que los resultados han sido injustos con nosotros. Por cómo encajábamos goles, las cosas que pasaban. No lo había vivido nunca antes. Es normal que pierdas un partido que mereces ganar pero tantas jornadas seguidas es muy raro.

¿Verse de manera inesperada en puestos de descenso, un equipo que apuntaba arriba, ha hecho más duro el golpe?
Sin duda. Nadie pensó que podría pasar. Estar en descenso tras diez jornadas disputadas era impensable. No pasó por mi cabeza en ningún momento. Vine pensando que íbamos a estar peleando por la zona de play-off.

¿Qué se le pasaba por la cabeza cuando miraba la clasificación y veía al equipo metido en las posiciones de descenso a Tercera?
Es complicado. Como te he dicho somos los que peor lo pasamos. Somos nosotros los que salimos al campo. Te ves en descenso y tu cabeza empieza a creer que no eres tan bueno, que eres más malo de lo que parece.

¿Todavía no hemos visto el verdadero nivel del Nàstic?
El nivel de cada jugador irá subiendo. Pero hay que tener claro que en Segunda B es difícil que un equipo muestre una superioridad aplastante. Todos los futbolistas, nosotros y los rivales, entramos al campo pensando en hacer las cosas lo mejor posible para ganar. Todo es muy equilibrado. Es difícil sacar esa diferencia que la gente quiere ver. Tenemos que seguir la línea de los últimos partidos. Estar serios y muy pendientes del balón parado. No es tanto ser superiores sino sacar los resultados.

Ahora que habla sobre el balón parado, los centrales sumáis 5 goles gracias a la estrategia.
Nos sentimos importantes. El balón parado hoy en día marca la diferencia. Si no tuviéramos la eficacia en el balón parado seguramente estaríamos en una situación peor. Ojalá siga dándonos victorias.

¿Le ha sorprendido las particularidades de Segunda B?
Sí. Es mi primera vez en Segunda B. Me recuerda al año que jugué en Estados Unidos. También se jugaba mucho en césped artificial. Esa experiencia me ha ayudado a adaptarme mejor.

Viene de unos meses muy complicados en Extremadura.
Sí. Llegué debuté contra el Sporting y me lesiono. Estuve dos meses fuera. Nunca había estado tanto tiempo. Me fue en contra porque en el fútbol no puedes perder el tiempo. Las oportunidades pasan. Luego pasó lo de Reyes.

¿La experiencia más dura?
Recuerdo el día que pasó. Jugábamos a fútbol-tenis y en mi equipo estaba Jose y Capel. Ganábamos a todos. Cuando llegó la noticia muy la peor experiencia que he pasado en el fútbol.

¿Se pensó venir al Nàstic?
Tengo mucho cariño al Nàstic. Emilio Viqueira y Vicente Moreno me hicieron la prueba y me dieron la oportunidad cuando lo estaba pasando mal. En Segunda viví cosas bonitas. Cuando se abrió la oportunidad de venir me encantó por el proyecto y la categoría. Ví una oportunidad de hacer historia.

¿Hacen cuentas en el vestuario sobre si hay tiempo para conseguir el ascenso?
No. Vamos partido a partido. La vida es así. Tampoco hago cuentas en mi vida personal. Hay que sembrar hoy para recoger en el futuro. Tardaremos o no pero algo recogeremos seguro. Es momento de sembrar.

Temas

Comentarios

Lea También