Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes BALONCESTO

CBT: Motivos para crecer

El conjunto azulado suma la tercera victoria de la temporada en un partido muy trabajado en el que siempre llevó el timón

Iván Alcalá

Whatsapp
El alero cambrilense Marc Giménez controla una bola en un lance del encuentro de ayer en el pabellón del Serrallo. Foto: Pere Ferré

El alero cambrilense Marc Giménez controla una bola en un lance del encuentro de ayer en el pabellón del Serrallo. Foto: Pere Ferré

La confianza se erosiona en la adversidad. La dura derrota sufrida el miércoles en Gandía podía convertirse en una piedra en el camino del CBT. Pero no. El equipo reaccionó ayer con la segunda victoria seguida en el Serrallo, la tercera de la temporada, en un partido muy completo frente al Valladolid. Los de Berni Álvarez sanaron las heridas, liderados de nuevo por un Ferran Torres majestuoso, a pesar de que fue duda hasta última hora por problemas físicos. El encuentro fue una lucha sin cuartel, aunque el CBT siempre llevó la iniciativa y salió victorioso de forma solvente (83-73) para alejarse de las ascuas del descenso.

Los tarraconenses se cargaron con 6 puntos de ventaja en un primer cuarto lleno de nervio. Las dos primeras canastas fueron visitantes, pero enseguida la escuadra azulada tomó el control, con sendos triples de Xavi Hernández, Orion y Salim (11-7, 3’30’’). A partir de ahí, las vías en ataque se propagaron y el intercambio de canastas fue constante. A 2 minutos del final del cuarto, el Valladolid se ponía por delante (22-24). Quedaba un último golpe de timón, con Dani Martínez y Xavi Hernández picando puntos desde la cuerda para devolver el rumbo correcto (30-24).

En el segundo período, el equipo castellano se mostró más seguro atrás y poco a poco fue acercándose en el marcador. Tras disfrutar de dos jugadas de 2+1 seguidas, el Valladolid se ponía sólo a 2 puntos (34-32, 14’). La reacción azulada la condujeron David Fernández y Torres, mientras Dani Martínez y Orion, con dos nuevos triples, alimentaban la renta hasta llevarla a los 10 puntos (48-38, 19’). Sin embargo, antes del descanso, los vallisoletanos maquillaban el electrónico y ceñían de nuevo el partido (48-43).

Salim empezó a escribir las primeras líneas de la segunda mitad con su tercer triple de la tarde. Le sucedieron Hernández, Orion y Giménez, en un inicio de cuarto arrollador con un parcial de 9-0 (57-43, 22’). El partido se rompía y Paco García reclamó tiempo muerto para frenar la apisonadora cebetista. El Valladolid se recolocó, aunque no salió de la maraña azulada (63-46, 25’) hasta los compases finales, cuando la tibieza en el rebote empezó a castigar.

La pesadilla en el lado de los pucelanos tenía nombre propio, Sergio de la Fuente, la gran estrella del equipo. El interior vasco, algo apagado en la primera mitad, se multiplicó sobre la pista para completar un partido redondo (17 puntos y 13 rebotes para 34 de valoración). Fue el único hombre que realmente hizo temer y de él bebió el Valladolid para recortar las distancias hasta el 67-58 con el que murió el cuarto.

El último tiempo empezaba con otro triple del CBT. Esta vez era Gallardo el que llevaba el partido a la máxima diferencia (70-58) para poner el triunfo cuesta abajo. Amagó el Valladolid con reaccionar. Y supo apagar el equipo tarraconenses los conatos de rebelión que comandó siempre De la Fuente. Al final, 83-71 y la tercera victoria al zurrón. Un triunfo extenuante que devuelve la moral al equipo y rebrota las razones para creer. Motivos para crecer.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También