Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CF Reus: Agudo, en el reino de Seligrat

El exdelantero rojinegro convive con el método del míster que ha resucitado a Huracán Valencia
Whatsapp
David Agudo, en el partido del pasado fin de semana ante el Olot.  Foto: Superdeporte

David Agudo, en el partido del pasado fin de semana ante el Olot. Foto: Superdeporte

David Agudo (Lobón, 1988) hizo vida de reusense de cuna durante un año. Lo pasó intensamente junto a sus amigos, Raúl Cosials y los futbolistas Sergio Durán (Talavera) y David Querol (Llagostera). Se enamoró de la ciudad y eso que apenas disfrutó de ella poco más de 12 meses. Aun así echó raíces. Por eso salir de Reus le dolió. Una lesión en la rodilla en la segunda vuelta del curso 2013-14 le cortó el camino. En la primera había gustado. Su fútbol entregado y generoso contagió a la hinchada. Formó pareja lujosa con Álex López en el ataque del Reus. Seis goles adornaron su trayecto, pero en junio buscó un nuevo horizonte. Huracán apostó por él. Casi recién operado. Con las muletas puestas.

El destino le premió rápido. El pasado 4 de octubre, el Reus visitó Torrent, con David recién recuperado. Entró en la lista y esperó su oportunidad en el banco. La lesión de Vidal, en el primer tiempo, le dio la oportunidad. Salió y creció. Dio el pase del único gol del partido, el de la victoria para Huracán. «Tuve suerte aquel día. Fue especial porque salía de la lesión y venía el Reus. Le tengo cariño a ese equipo», reconoce.

Desde aquella tarde, todo se empezó a torcer en Torrent, la nueva casa de Huracán. Los malos resultados cambiaron el rumbo del equipo. Llegó un nuevo entrenador para renacer al plantel. Ni más ni menos que Toni Seligrat, con un cartel de prestigio en la categoría. Dos play off de ascenso consecutivos con el Lleida avalaban su crédito. El método Seligrat empezó a funcionar con una rapidez casi supersónica. Agudo, mientras, volvió a caer preso de las lesiones.

 

Otro contratiempo

Una rotura en el isquio cuando su rendimiento echaba a volar le frenó de nuevo. 10 semanas. Dos meses y medio. Ni así, el entusiasmo del atacante decayó. Alucinó David con la progresión de su Huracán.

Los registros de Seligrat alcanzan los elogios más maravillosos. Siete victorias, tres empates y sólo una derrota desde que cogió el timón de la nave valenciana. Seligrat nunca se ha colgado la etiqueta de amante del fútbol exquisito. Siempre ha actuado en consecuencia a la categoría en la que dirige. «Sabe muy bien qué fútbol hay que practicar en Segunda B», asegura el mismo Agudo.

El fútbol directo, organizado y detallista de Seligrat ha colocado a Huracán en zona de privilegio. En play off de ascenso. Parece el hábitat natural del míster en los últimos tiempos. Huracán lo celebra. Los de Torrent, con cinco puntos más que el Reus, convierten la cita del domingo en lo más parecido a una final. «Será un partido muy bonito. Me gusta la plantilla del Reus y además se ha reforzado bien en este mercado de invierno», confiesa David, que actuó de titular en la última victoria de su equipo, el pasado fin de semana ante el Olot (1-0). El extremeño espera repetir presencia en el once en el Estadi, «sin duda es uno de los mejores campos de la categoría», recuerda.

Agudo y Seligrat, además del flamante fichaje de invierno Aridai Cabrera, amenazan la recuperación del Reus. El partidazo está servido.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También