Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

CF Reus: Ángel Martínez, el padrino de 'Arrasandor'

El lateral del Reus y su pareja Mónica sienten devoción por el boxeo y admiración por Sandor Martín, el talento nacional más importante del momento. Con él comparten amistad y raíces

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Sandor Martín, a la izquierda, y Ángel Martínez. Foto: Elena Castro/Alfredo González

Sandor Martín, a la izquierda, y Ángel Martínez. Foto: Elena Castro/Alfredo González

Fútbol y boxeo pueden mantener rasgos comunes cuando dos protagonistas sienten pasión desmesurada por el deporte. Los dos se criaron en las calles laboriosas de Verdún, en el distrito de Nou Barris. A un lado del ring, Sandor Martín (Barcelona, 1993). Al otro, Ángel Martínez (Barcelona, 1991). Uno, boxeador desde casi antes de nacer. El otro, futbolista voraz, de los de raza. La elite profesional y las raíces juntaron sus vidas. Hasta el punto de despertar una admiración mutua deslumbrante.

Sandor Martín se crió en el gimnasio de su padre, el KO Verdún, lugar de culto del boxeo nacional, cuna de grandes figuras. En parte porque Rafael Martín es, probablemente, el mejor formador del circuito. No porque él se autoimponga esa etiqueta, la nómina de talentos que ha fabricado habla claro. Dicta sentencia. Por el KO Verdún, un gimnasio pequeño, de barrio de toda la vida, han pasado Ester Páez, cuatro veces campeona Mundial, Loli Muñoz, Javi Martínez o Amadeo Peña, todos ellos con un cartel internacional contrastado. Decorados de premios y prestigio. Hoy, la punta de lanza se llama Sandor, su hijo, o mejor dicho ‘Arrasandor’, tal y como se le ha bautizado en el mundillo.

Sandor ocupa actualmente el puesto 13 del Consejo Mundial, una especie de Ránking similar al de la ATP del tenis. Es campeón de España y campeón Mundial júnior y se prepara para el asalto al campeonato de Europa, la Champions si lo trasladamos al fútbol. Su madre, Inma, siente devoción por ese hijo que en ocasiones se convierte en ídolo. Inma no se ha separado ni un milímetro del amor que despierta el boxeo en la familia. Incluso posee una tienda también por la zona de Nou Barris, distribuidora de productos de boxeo. Ha patentado la marca Ray Sugar.

En el Paparazzi, un garito a la vera del mítico estadio de La Montañesa, referente en la zona, se han generado charlas interminables entre Sandor y Ángel. También con Mónica, la pareja del futbolista del Reus, fan incondicional del boxeo desde que tuvo uso de razón. Mónica y su deseo por conocer a las principales figuras han cosido una relación joven, pero cada vez más estrecha entre los dos deportistas.

Culturista de gran nivel nacional y gallega, Mónica vio como su padre, Víctor, camionero de profesión, sacrificaba horas de ocio para entrenar sin descanso después de completar miles de kilómetros. Víctor boxeó de forma amateur y adoró al prestigioso golpeador Chatarras Palace. Ángel tampoco oculta sus gustos por el ring. Hace dos navidades le regaló a su pareja dos botas de boxeo de la marca Fuji, de las más cotizadas en el mercado.

Fans en las veladas

Sandor no mastica soledad en sus veladas. Se ha ganado el respeto y el entusiasmo de los gurús con ese estilo que, para muchos, recuerda al de Floyd Mayweather. En las esquivas, Martín enseña una habilidad especial, se mueve como una gacela mientras suelta golpes matemáticos. Entre los entusiastas hinchas se encuentran Ángel y Mónica, que siempre que el fútbol lo permite, ocupan lugar en la primera fila, muy cerca del ring, donde cae el sudor y castiga el cansancio. «En el boxeo si pierdes un combate pierdes dos años de trabajo. Cuesta mucho recuperar tu ránking, es un poco como el tenis». Las palabras de ‘Arrasandor’ definen a un tipo extremadamente ambicioso. Vive su profesión al límite. Los excesos vitales no aparecen en su diccionario.

Seguramente ‘Arrasandor’ firma con letras mayúsculas una de las afirmaciones preferidas de su socio. «No hay fracaso para el que lucha», suelta sin sospechas el lateral del Reus. Ángel ya conoce el deseo de Mónica, ponerse a las órdenes de la familia Martín para unas sesiones específicas en el ring. Y es que dos firmamentos aparentemente opuestos han cruzado vidas, sueños y secretos. Reivindican el talento de Nou Barris.

Temas

  • DEPORTES

Lea También