Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CF Reus: Entre Mario Rosas y Fran Yeste

José Emilio Riquelme Galiana, uno de los técnicos más peculiares de Segunda B, ha guiado al sorprendente Eldense, rival del Reus el domingo, tras tiempos de confusión en el club alicantino

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Galiana anota en su libreta, durante un partido del Eldense esta temporada.  Foto: Información de Alicante

Galiana anota en su libreta, durante un partido del Eldense esta temporada. Foto: Información de Alicante

El empresario madrileño Omar Zeidán tomó las riendas del Eldense dispuesto a conducirlo hacia el fútbol de vino y rosas. Zeidán contrató a José Emilio Riquelme Galiana en verano de 2013 para que liderara el proyecto de vuelta a Segunda B.

Galiana, tal y como se le conoce en el mundo futbolístico, es un tipo peculiar. Nunca dispuesto a negociar sobre el poder que le pertoca como líder del vestuario. En aquel Eldense se topó con Mario Rosas, excanterano con prestigio del Barça, que había recalado en el equipo gracias al dueño Zeidán. La entidad apostó fuerte, pero jamás imaginó el desencuentro entre los dos pesos pesados. Hasta el punto que Galiana fue destituido en la jornada 12 de la 2013-14, con el equipo invicto, con récord de puntos y líder indiscutible.

Cuentan las lenguas entendidas del lugar que Mario Rosas no soportaba a Galiana y que, en muchas ocasiones, gozaba de tanto poder que ejercía de secretario técnico y hasta de directivo. En todo caso, el Eldense, en su primera inversión de asombro, logró el propósito del ascenso con Sergio Egea. Se coló en la Segunda B con una ciudad más o menos comprometida. Elda, de 55.000 habitantes, soñaba con una hazaña de grandes dimensiones.

En el regreso al bronce, Zeidán firmó a Fran Yeste de entrenador con un problema de fondo. Éste no disfrutaba del título y dirigía de forma encubierta. Se asoció mediante un tándem con Rubén Albés, que ponía el carnet. Hubo vidas paralelas con la problemática Galiana. En la fecha 10, Fran Yeste y Rubén Albés fueron sancionados por irregularidad en sus funciones. Llegó al equipo Antonio Aparicio, un míster con recorrido y méritos en el fútbol valenciano. Éste se encontró una atmósfera totalmente viciada. Salpicaban ya los problemas econónicos y cierta crisis institucional. El equipo, que se había diseñado para aspirar a ocupar lugares de privilegio, no arrancaba. Aparicio presentó la dimisión.

Rubén Albés regresó tras cumplir sanción en la recta final del pasado curso y obró casi un milagro. Necesitó pasar por la promoción para no descender, aunque salvó al Eldense tras una eliminatoria fratricida ante el Avilés. Mientras, el club luchaba por volver a ordenarse. Desapareció del organigrama Omar Zeidán y la figura del vicepresidente Germán Torregrosa tomó un impulso definitivo.

El regreso de Galiana

Logró sanear de deudas de la entidad y acudió de nuevo a Galiana para convertirle en jefe de una propuesta más humilde, con la permanencia como desafío. La respuesta del técnico ha convencido. Los resultados han mejorado las previsiones.

El Eldense recibirá al Reus este domingo libre de obligaciones, aunque con cierto desangelo. Se vio cerca del play off, que se le escapó casi por inercia. Se ilusionó con la Copa, pero la ve ya como casi un imposible. Instalada en la octava plaza, la escuadra alicantina, probablemente, vio como en Lleida, el pasado domingo, se esfumaban parte de sus sueños. Las realidades se habían cumplido mucho antes.

«De lo que m?ás orgulloso estoy es de cómo hemos competido, más allá de los resultados. Muchas veces he salido de campos rivales y la gente me ha dicho lo bien que juega mi equipo y eso no tiene precio»·. Palabra de Galiana.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También