Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CF Reus: Esperando a Chrisantus

El delantero nigeriano del Reus volvió a ser titular ante el Córdoba con luces y sombras. Su rendimiento todavía no ha alcanzado el nivel que se le presume por condiciones

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Chrisantus persigue un balón durante el partido ante el Córdoba de este domingo. Foto: alfredo gonz?ález

Chrisantus persigue un balón durante el partido ante el Córdoba de este domingo. Foto: alfredo gonz?ález

Las referencias sobre Macauley Chrisantus (Abuja, 1990) señalaban la isla de Las Palmas como principal esperanza. Llegó este verano a Reus el delantero nigeriano después de una aventura internacional poco productiva para él. Salió de Las Palmas con el caché revalorizado después de confirmar sus prestaciones con dos cursos brillantes (2012-14). 20 goles y 67 apariciones le abrían las puertas del futuro, pero en Turquía y Grecia el frenazo le obligó a un volver a empezar. El Reus confió en él para el nuevo despegue. Le dedicó esfuerzos y una inversión interesante, aunque aterrizó libre en junio, ese mes de trajín en las oficinas, el primero del club en la nueva categoría. Chrisantus no ha encontrado todavía el flow del rendimiento. Navega bajo una misteriosa pose. Habla poco el idioma y da la sensación de que la integración cuesta más de lo esperado.

A su favor existen todavía las condiciones. Chrisantus es un atleta vestido de futbolista. Ataca poderoso los espacios, con esa zancada imponente que suele eliminar rivales por potencia. No se trata del futbolista más estricto del mundo en las labores tácticas, no es un comprometido oficial de la intendencia, pero se le suponen atracciones diferenciales cerca del área. Ante el Córdoba compareció de nuevo en el once. Por primera vez desde aquel fatídico día ante el Mirandés, en la segunda fecha. A los diez minutos cayó lesionado y el regreso se ha demorado. Tres ratitos ante el Alcorcón, el Nàstic y el Zaragoza no espantaron las sospechas. Se mantienela exigencia y las previsiones sobre este delantero peculiar, de aire misterioso.

80 minutos ante el Córdoba confirmaron la irregularidad en la que transita. Apareció con chispazos deslumbrantes en el primer tiempo. Pudo anotar con un remate de cabeza imperial y asistió a David Haro en otr. El problema es que sus desconexiones suelen eternizarse. Le cuesta ser constante. En el segundo tiempo no compareció. El club y Natxo parecen mantenerle la fe. La amenaza del mercado invernal no ha creado inquietud, por lo menos de puertas hacia afuera. La realidad emergerá en enero. Ese mes de idas y venidas.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También