Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CF Reus-Nàstic: Partidazo sin fronteras

El derbi se internacionaliza. Los colores rojinegros atrapan al irlandés Mark Wilson y el grana al alemán Sven Schmitz

J.Aparicio / M.Libiano

Whatsapp
Sven Schmitz en el Gol Sud (Mar) del Nou Estadi en su última visita al colieso grana contra el Numancia en Copa del Rey. Foto: Lluís Milián

Sven Schmitz en el Gol Sud (Mar) del Nou Estadi en su última visita al colieso grana contra el Numancia en Copa del Rey. Foto: Lluís Milián

El comercio de las máquinas de cigarrillos y los cargadores de móviles ocupa el tiempo laboral de Mark Wilson (Dublín, 39 años), un hincha incondicional del Celtic de Glasgow. Un avión se encargó de unir su vida a la del CF Reus, en 2014, cuando la expedición rojinegra viajaba rumbo a Palma de Mallorca para medirse al Atlètic Balears. La curiosidad futbolera de Mark provocó una charla distendida con Álex Colorado, por aquel entonces enganche del Reus. Desde aquel día se construyó una relación idílica entre Mark y el Reus, del que empezó a devorar actualidad a través de las comodidades de internet, el arma capaz de acortar distancias hasta prácticamente la nada.

Mark mantiene una amistad inseparable con Colorado, al que a menudo rinde visita en su nuevo hogar en Palamós, como miembro de la familia del Llagostera. Eso sí, sus sentimientos no han variado. Consume horas de viajes interminables para poder disfrutar de una tarde de budanfeo con los Redblaks, en ese fondo de jolgorio del Estadi. Incluso le han elaborado una bandera que lució ante el Levante, en la última vista del ‘guiri’ al Estadi. ‘Reus Irlanda’s no 1’ reza esa pancarta reivindicativa que une a las dos orillas. Sobre el césped, los ojos de Wilson admiran a rabiar las cabalgadas de Ángel Martínez, al que también ha podido conocer personalmente, junto a Mónica, la pareja del futbolista.

Mark vivirá el gran partido del domingo comiéndose las uñas ante el ordenador. Lo seguirá a través de la red, ya que sus obligaciones le impiden ocupar el lugar en el fondo del Estadi. «Yo veo un 3-0 para el Reus», asegura, en ese juego mago adivinador del futuro que todos los hinchas suelen hacer en las horas previas.

Sven Schmitz (Colonia, 28 años) pintó su corazón teutón de grana el día que el Barça visitó el Nou Estadi en el cierre de la última temporada del Nàstic en Primera (2006-07). Desde entonces su pasión ‘nastiquera’ le ha unido incondicionalmente a Tarragona, con visitas regulares al coliseo de la Budallera. La última hace tan solo unos meses, con motivo del Nàstic-Numancia de Copa del Rey.

El domingo espera estar presente en el Municipal y cumplir con su tercer derbi en cancha rival. Los dos anteriores acabaron con triunfo visitante. Un resultado que espera vuelve a repetirse. Schmitz augura un partido igualado, pero que se impondrán los suyos por 1-3.

Las dinámicas se han invertido. «Ellos llegan después de tres derrotas y nosotros parece que las victorias nos han quitado un poco de sufrimiento», explica el seguidor grana, que advierte en estos partidos «no importa si has ganado o perdido los últimos partidos, solo importa ganar por el equipo, la ciudad y la afición».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También