Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

CF Reus: "Olmo es un líder, ganó una batalla casi imposible"

Jorge Ramírez recuperó para el fútbol al central rojinegro cuando éste militaba en el Sabadell y se lastimó el talón de Aquiles. El doctor recuerda para el Diari esos dos años de proceso

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Jesús Olmo, de espaldas, con su pequeña Mia, de cara. Foto: Cedida

Jesús Olmo, de espaldas, con su pequeña Mia, de cara. Foto: Cedida

Jorge Ramírez aterrizó en Catalunya hace 15 años. Este doctor, especialista en medicina del deporte, trabajó para el CE Sabadell, en la última época del club arlequinado en el fútbol profesional. Concretamente de 2011 a 2013. Ramírez se encontró con un caso especial. El rubio, con pinta de alemán, Jesús Olmo, por aquel entonces guardián del Sabadell, se había lastimado el talón de Aquiles y no terminaba de sanar el percance. Por el camino se sucedieron varias recaídas que mermaron el estado emocional del futbolista, que pedía auxilio médico. Jorge le ofreció arropo, en colaboración con el equipo del doctor Cugat, y trazó un plan de recuperación. Hoy, Olmo se encuentra totalmente recuperado para la élite, aunque coqueteó con el olvido durante dos años. La opinión general le daba por retirado.

Jorge recuerda con cariño la dificultad de aquella etapa y especialmente el día que Olmo acarició la rendición. «Fue a mediados del primer año. Él sentía que podía salir de aquello, pero necesitaba ayuda. Le vi triste y le dije. ‘Jesús, vamos a sacar esto hacia adelante, por mis pantalones’». El proceso no resultó sencillo, pero se juntaron dos factores clave. «Él quería y a su lado había un equipo profesional que también deseaba ayudarle». Ramírez admira «la energía positiva que siempre transmitía Jesús. No exterioriza mucho sus sentimientos, pero sólo con tres palabras es capaz de dejarte helado». La sensatez de este barcelonés con guantes incrustados en sus botas cautivó al médico, que se tomó aquel asunto como un desafío mayúsculo. Salió bien.

Capacidad de liderazgo

El doctor, que ahora posee un centro especializado en medicina del deporte y colabora con la Federació Catalana, destaca el afán de superación del defensa rojinegro. «No era una batalla imposible porque Olmo se encargó de que no lo fuera. Es un líder con muchísimos valores humanos. Ganó una batalla casi imposible». Por eso «me alegra volver a verle en la élite. Él se lo trabajó todo, yo solamente le ayudé».

Jesús Olmo cumple su tercer viaje en el Estadi. Exponente indispensable en el histórico ascenso a Segunda División, se ha integrado con naturalidad a la rutina reusense. Podríamos decir que hablamos de un futbolista de alma rojinegra. Integrante del grupo de cuatro capitanes, sus galones le permiten ser voz autorizada en el vestuario. Habla poco, pero cuando lo hace suele utilizar la claridad. No se anda con rodeos.

El central ha completado 21 apariciones en su regreso a la categoría de plata. Un percance físico en la rodilla le cortó cuando vivía un instante dulce de forma, que en las últimas semanas ha renovado. Su aportación, no ha variado un milímetro. Es el jefe de la zaga, un icono admirado por los hinchas. En el Estadi se ha respetado ese toque exquisito en cada salida desde la cueva.A Olmo le restan cinco domingos más para renovar de forma automática su vinculación. Él y Jorge demostraron que la opinión general no es siempre la mejor.

Temas

  • DEPORTES

Lea También