Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CF Reus: Preparación calculada en Rialp

El CF Reus ha realizado esta semana su stage de pretemporada para fomentar la convivencia entre sus jugadores y adquirir una óptima condición física de cara al campeonato liguero
Whatsapp
Futbolistas rojinegros cogen tono físico en una sesión de esta semana en Rialp. Foto: CF Reus Ceportiu/Xavi Guix

Futbolistas rojinegros cogen tono físico en una sesión de esta semana en Rialp. Foto: CF Reus Ceportiu/Xavi Guix

Lejos de Reus, anclado al pie de verdes montañas pirenaicas, acariciado por la frescura del río Noguera Pallaresa y bajo la sombra de la estación de esquí de Port-Ainé, se encuentra Rialp. Allí ha estado desde el domingo la plantilla del Reus en su ya habitual stage de pretemporada en la villa del Pallars Sobirà. Esta tarde, la expedición rojinegra se subirá al autobús para regresar a la capital del BaixCamp después de una dura semana de trabajo.

Acogidos en un pequeño establecimiento familiar, el hotel Víctor, los jugadores de Natxo González han gozado de un ambiente íntimo, propicio para fomentar la buena convivencia. A diferencia del año pasado, donde la mayoría de futbolistas eran nuevos, este verano un bloque importante de la plantilla ha repetido el viaje, acompañado de los cinco fichajes –Haro, Fernando, Ángel, Benito y Embela– y algunos miembros del filial, lo que sin duda ha facilitado las relaciones entre los rojinegros.

Otro de los objetivos del stage es cosechar una buena base física para la campaña. Las condiciones climatológicas de Rialp, más plácidas que en el Baix Camp y la Costa Daurada, permiten entrenar sin un desgaste tan agresivo. Pese a que los veranos en el Pirineo suelen ser agradables, incluso frescos por la mañana y la noche, este año el calor se ha instaurado sin tregua, apaciguado apenas por alguna tormenta vespertina. Ello no ha sido un impedimento para el trabajo de la plantilla reusense, que tras cada entrenamiento matutino se ha aventurado al Noguera Pallaresa para combatir el bochorno.

Se han realizado dos sesiones de puesta a punto diarias, mañana y tarde, sobre todo para entrenar en el campo, es decir, aspectos tácticos y estratégicos. Éstos han ido dirigidos en la misma línea y filosofía de juego que el año anterior, para dominar distintas fases del partido:tener la iniciativa para salir desde la defensa jugando al toque y abiertos;y recogidos en defensa teniendo siempre alternativas en ataque. Las carreras por caminos de Rialp han sido mínimas y casi todo el esfuerzo se ha concentrado sobre el césped, aunque también se han repasado jugadas en alguna sesión de vídeo.

La jornada de los futbolistas ha seguido la precisión de un reloj suizo para asentar la disciplina desde el primer momento. A las 8h el despertador sonaba, ya que a las 8.15h tocaba desayunar. Tras la primera comida del día, los jugadores tenían que prepararse para el entrenamiento matutino, programado a las 10h. Después de dos horas de sesión, la plantilla al completo se daba un chapuzón regular en el río, antes de regresar al hotel y empezar con el trabajo con el fisioterapeuta. Tras la comida, tocaba descansar, y antes del ejercicio vespertino, a las 19h, había que comer algún alimento sólido. De nuevo, cita con el fisio antes de la cena y a recargar las pilas para otra jornada agotadora pero necesaria. El poco tiempo libre dispuesto por el staff técnico se ha invertido para preparar la sesión del día siguiente.

Las lesiones son otro apartado a tener en cuenta en pretemporada. Por suerte el Reus no tiene que lamentar la pérdida de ningún jugador a largo plazo y para que ello no ocurra durante el curso, también se han cuidado estos días. Algunos futbolistas, como Vitor, han sufrido tendinitis pero son males que entran dentro de lo previsto. Los deportistas deben de ser capaces de pasar esta semana de sobreesfuerzo con sobrecargas para acostumbrar a los músculos al sufrimiento de la campaña, aunque siempre dentro de unos márgenes de riesgos para evitar que vayan a más.

Con esta rutina calculada y estudiada a consciencia en Rialp, el Reus ha sembrado las semillas para encarar de nuevo un año ambicioso, pero que como el arranque requerirá mucho trabajo.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También