Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CF Reus: Un sueño bajo el mismo techo

La siesta, el iPad, las partidas de play y algún que otro libro inundan el tiempo libre de los lusos del Reus, Dinis y Cassamá. Comparten piso y paseos eternos por el centro. Anhelan el ascenso
Whatsapp
Dinis y Cassamá, jugando a la play en el piso que comparten. Foto: Alfredo González

Dinis y Cassamá, jugando a la play en el piso que comparten. Foto: Alfredo González

Dinis Almeida y Eliseu Cassamá poseen muchas cosas en común. Los dos nacieron en la vieja ciudad de Porto y la temporada pasada coincidieron en el Joane, de la Segunda División lusa. Dinis apenas ha superado la mayoría de edad. Cuenta con 19 años. Su socio cumple 20. Esa juventud no les ha impedido lanzarse a la aventura. Una propuesta del Reus este verano les convenció. «Lo vemos como un aprendizaje muy importante para nosotros. No sólo a nivel deportivo, también como hombres», aseguran los dos protagonistas.

Éstos no sólo comparten experiencia dentro del campo. También fuera. Son inseparables. De hecho viven bajo el mismo techo, en un piso céntrico de la capital del Baix Camp. El ‘Diari’ pudo pasar un rato con los futbolistas en su zona más íntima. La play, algún libro, el iPad y las películas inundan su tiempo libre en casa.

Dinis y Eliseu parecen gente tranquila. Comparten las inquietudes de cualquier chaval de su generación. «Somos serios en el trabajo y queremos aprovechar esta oportunidad que nos han dado», admite Dinis. Un tipo tímido, pero agradable.

Eliseu Cassamá es el cocinero de la casa. El más experto en las artes culinarias. Su sonrisa resulta permanente. Un chico querido en el vestuario por la buena energía que transmite. «Creo que el del Reus es el mejor vestuario en el que he estado hasta ahora. Nos hemos encontrado gente muy profesional en el trabajo. Fuera del campo somos un grupo de amigos».

A Dinis hace pocos días que le ha visitado su padre y para fin de año espera otra reencuentro especial con la familia. Es lo que más echa de menos. Lógico. «No poder disfrutar de la familia y de los amigos tiene cosas negativas, pero también alguna positiva. Te ayuda a crecer como persona», confiesa. Dinis, como Eliseu, ha aparcado sus estudios, aunque espera poder reanudarlos en breve. En los paseos por el Tomb de Ravals suelen juntarse con los compatriotas. Sobre todo con Rubén Semedo.

Visitar las tiendas del centro de Reus se ha convertido en casi un hábito para los chicos. Otro es la siesta, que la han convertido en sagrada después de cada entrenamiento del equipo rojinegro. «Comemos con el equipo y luego aprovechamos para descansar un poco».

El idioma se convirtió en uno de los primeros obstáculos que salvar. Con poco tiempo, Dinis y Eliseu se manejan con cierta soltura con el castellano. El catalán todavía queda un poco lejos, pero van haciendo sus pinitos poco a poco. «Las costumbres de aquí son muy similares a las nuestras, por lo que la adaptación ha sido más o menos sencilla».

Almeida y Cassamá fueron elegidos para un proyecto gigante y ambicioso. Lo saben y no eluden responsabilidades. Quieren aportar su granito de arena para que este Reus alcance el gran objetivo que persigue. Mientras llega el momento, sueñan. Bajo el mismo techo.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También