Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CF Reus, un año de ensueño

El fútbol base rojinegro ha completado un curso excelente con cinco ascensos y tres campeonatos. El acceso del Reus B Cambrils a Tercera confirmó la buena salud de la cantera

Whatsapp
Los jugadores del Reus B Cambrils celebran su ascenso a Tercera División. Foto: Alfredo González

Los jugadores del Reus B Cambrils celebran su ascenso a Tercera División. Foto: Alfredo González

En las quinielas más optimistas de Marc Carrasco e Iván Taranilla, los dos jefes de la cantera del CF Reus, no existían premios tan optimistas, cuando a la vera del pasado verano tomaron las riendas de la cantera rojinegra. La apuesta de estos dos exfutbolistas con pasado abundante en Can Reus no causó alboroto y sí confianza. Han trabajado con una discreción impoluta. Ni siquiera el altercado con el excanterano Rubén Sánchez les modificó el camino. Aquella semana convulsa, con espectáculo mediático incluido, no les alejó del objetivo.

Los resultados de las inferiores del Reus han aparecido cerca de junio, cuando realmente las notas resultan definitivas. En fútbol no se puede recuperar tiempo perdido en septiembre. El Reus, hoy, puede presumir de la formación. A nivel de resultados y a nivel de rendimientos individuales. Su fútbol inferior ha acumulado hasta cinco ascensos y tres campeonatos. Números que no engañan y que avalan el plan de Carrasco y Taranilla.

El pasado sábado, sobre las 20.00 horas, en el municipal de Cambrils se vivió la culminación de un proyecto. El filial, el Reus B Cambrils, consumaba su acceso a Tercera División tras derrotas en la promoción al Sants. El derrame de euforia se trasladó a todos los estamentos de la entidad. Antes, aunque de forma más clandestina, los chavales del juvenil que dirige Javi Robles habían sellado su ingreso a la categoría Nacional, tras campeonar en Preferente. El Juvenil B le siguió los pasos para formar parte de la Preferente en el futuro más inmediato.

Otros dos ascensos más han coronado la obra. Quizás los más fetiche. Tanto el cadete A como el infantil competirán en la División de Honor la próxima temporada. Asomarán la cabeza en la máxima categoría. Además, los alevines A y B y el benjamín A han logrado ganar sus respectivas ligas provinciales. 

El ramillete de éxitos, eso sí, no nubla las perspectivas de un club que necesita mantener la progresión en el fúturo para consolidarse en la instancia profesional. El trabajo en las inferiores se ha visto con buenos ojos desde la planta noble. La presencia del filial en Tercera abrirá más puertas de progreso y también de oportunidades para los chicos. 
 

Temas

Comentarios

Lea También