Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CF Reus, un año de gloria

Los rojinegros certifican la permanencia histórica en Segunda, justo 365 días después del pionero ascenso ante el Racing de Santander

Marc Libiano

Whatsapp
Los jugadores del Reus celebran el ascenso a Segunda con los aficionados.

Los jugadores del Reus celebran el ascenso a Segunda con los aficionados.

29 de mayo de 2016. Estampa deliciosa. El Estadi en llamas, el histórico Racing como invitado a la fiesta. El botín de la ida invita a celebrar.  0-3 maravilloso en el estadio de El Sardinero de Santander. El Reus no deja escapar su gloria. David Haro certifica un ascenso memorable, el primero a la categoría de plata. El club derriba la puerta del fútbol profesional inmerso en un viaje fascinante y ambicioso. En dos años de proyecto, Natxo González cumple con lo que se le había encomendado desde la planta noble. Con una plantilla lujosa repite el éxito que había alcanzado en el Alavés, su entidad de cuna, en 2013.

Punto decisivo en Elche
Garai y Ángel pelean por un balón. Diario Información

28 de mayo de 2017, el Alcorcón cae ante el Tenerife (1-3) en el duelo matinal de la jornada en Segunda División. Ese resultado le ofrece la permanencia matemática al Reus. Una salvación histórica. Nunca se había producido algo similar en el Estadi. El Reus se presenta en el Martínez Valero de Elche con el trabajo realizado, pero no desconecta. Enseña de nuevo su capacidad para el esfuerzo colectivo y araña un punto ante un enemigo repleto de urgencias y necesitado. Marca Vítor, que decora la gesta con una maniobra maravillosa.
Ese tránsito de 365 días no ha hecho más que ensalzar los buenos hábitos de un equipo que no ha perdido el hambre. El grueso de su plantel sigue conformado por los protagonistas del ascenso, que además han disfrutado del foco en su ingreso en la élite. La ternura no les ha pasado factura. Su adaptación ha resultado meteórica. Con 52 puntos, los rojinegros han culminado un viaje con una puesta en escena idílica. La primera vuelta resultó asombrosa. Coqueteó casi siempre el Reus con la zona de ascenso. Cayó justo después de Navidad, cuando la competición castiga a los presupuestos más débiles por su larga duración y su extrema exigencia. En todo caso, cuando los chicos de Natxo sintieron la amenaza del descenso respondieron con una grandeza deslumbrante. La victoria en Tarragona, en el derbi, relanzó al Reus hacia su permanencia en la categoría.

El Reus no ha abandonado su modelo ni siquiera ante la nueva vida en las alturas. Ha reforzado la hoja de ruta que el cuerpo técnico marcó hace tres veranos, cuando tomó las riendas del grupo, en un paisaje bien distinto. Probablemente ese es el gran secreto de un club que afronta el nuevo escenario con algo más de dinero y un año de experiencia, aunque con el aviso de otros ejemplos no muy lejanos. Está prohibido morir de éxito y perder la brújula.

Temas

Comentarios

Lea También