Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CF Reus, un banquillo estable

Desde 2004 no se produce la destitución de un técnico del CF Reus. Entonces, Romero sustituyó a Gonzalvo, en un relevo tumultuoso. Natxo González, Calderé, Santi Castillejo y Emili Vicente han disfrutado de una tranquilidad para trabajar poco reconocible en el fútbol actual
Whatsapp
Natxo González da instrucciones a Garai. Foto: Alfredo González

Natxo González da instrucciones a Garai. Foto: Alfredo González

El vértigo que suele apoderarse de cada banquillo futbolero, sobre todo en los proyectos efímeros del fútbol español, no ha afectado al Reus en la última década. En este sentido, el club rojinegro ha mantenido una estabilidad poco común y que, casi siempre, le ha comportado éxito. Desde mayo de 2004, todavía con Antonio Alonso como máximo accionista, no se conoce ninguna destitución técnica. En aquella ocasión, el club prescindió de Josep Maria Gonzalvo para confiar en José Luis Romero, una especie de director deportivo que tomó las riendas del equipo a una jornada para el final del campeonato en Tercera División. Debutó en Manresa. Aquel Reus, en el que destacaba Piti Medina, acabó subcampeón de grupo a pesar del tumultuoso cambio de entrenador, aunque cayó ante el Horadada en la primera eliminatoria de la promoción de ascenso a Segunda B.

Desde entonces, el banco del Estadi se ha convertido en un plan de carrera para técnicos con perfil en plena búsqueda de una identidad y de un lugar en la profesión. El caso de Natxo González se transforma en el ejemplo más evidente. Dispuso de su oportunidad justo después de aquella eliminación ante el Horadada alicantino. Alcanzó resultados rápido. Ascendió al Reus a Segunda B en verano de 2005. Su trayecto tomó un rumbo imparable. Ni siquiera el descenso de 2006 le cortó las alas. Natxo voló hacia Sant Andreu en 2007, avalado por los gurús y con el Máster aprobado. Su regreso ha culminado con la mejor etapa en la historia del club (2014-17), con el pionero ingreso en Segunda División. Hoy es un entrenador de postín. En Zaragoza desean disfrutar de su sabiduría táctica.

Ramon Calderé asumió el relevo de Natxo de 2007 a 2009 y realizó un trabajo interesante. Dos play off consecutivos le avalaron. Se quedó a las puertas de la gloria, aunque el club le ofreció siempre máxima confianza y le permitió acabar el trabajo. En Sangonera y el Binissalem impidieron la vuelta a Segunda B con el exinternacional al mando del Reus. Llegó a disfrutar también de una final de la Copa Federación.

El caso de Santi Castillejo dispone de rasgos comunes con el de Natxo González. Había cursado aprendizaje como ayudante de Calderé justo después de abandonar el fútbol en activo y cogió el timón del CF Reus en 2009, con la marcha del de Vila-rodona. Castillejo alcanzó números asombrosos. En dos años devolvió al Reus a Segunda B, concretamente en junio de 2011, en Níjar. Acabó su obra en 2013, con el equipo ya consolidado en la categoría de bronce. Fichó por el Nàstic y llegó a entrenar en Segunda A gracias al Llagostera.

Emili Vicente llevó a cabo el cambio hacia el profesionalismo del club. Dirigió sólo una temporada, la 2013-14, aunque dejó un grato recuerdo por su honestidad. El Reus permaneció en el bronce.

Aritz López Garai, el nuevo dueño del barco rojinegro, se encontrará un lugar idílico para ejercer el trabajo bajo la tranquilidad que todo estratega precisa. Sus antecesores han disfrutado de una confianza poco entendible en el presente fútbolístico, donde el mercadeo de técnicos resulta cada vez más frecuente. El día 10 de julio, Garai pone la primera piedra.

Temas

Comentarios

Lea También