Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes FÚTBOL

CF Reus. 'Aniceto rompe barreras'

La selección sub-17 de Guinea Ecuatorial llama a la puerta de Okenve, una de las perlas de la cantera del Reus. Con 15 años exhibe talento en el cadete A y suele acudir al Estadi como 'recogepelotas' los domingos de cita con el primer equipo
Whatsapp
Aniceto Okenve sortea a un rival en un partido con el cadete A. Foto: Xavi Guix/CF Reus

Aniceto Okenve sortea a un rival en un partido con el cadete A. Foto: Xavi Guix/CF Reus

 

Aniceto observa desde la banda del Estadi cada movimiento de sus ídolos. No resulta extraño verle de recogepelotas los días de partido. Es el primero en ponerse en la fila cuando el club pide auxilio. Este chico de 15 años ha calado en la familia rojinegra. Su pasión por el fútbol no conoce límites. Los que le tratan a diario aseguran que es un esponja para aprender. Que nunca mira hacia otro lado. Suele escuchar. 
Okenve  aterrizó en Reus a los ocho de edad. Su tránsito por la vida no se ha convertido en un camino de rosas. Emigró de Guinea Ecuatorial para hallar un futuro mejor. En la capital del Baix Camp ha convivido hasta hace poco con sus abuelos en el barrio Sant Josep Obrer. Su carácter introvertido no le ha impedido adaptarse a la perfección. Habla con soltura el catalán y el castellano.  Muy encima de él siempre han estado sus dos actuales entrenador, Santi Martínez ‘Peque’ y Luis. Casi se han convertido en padres para el chico. Los dos tutores se encargan de desplazarle al Estadi y devolverle a casa después de cada entrenamiento. Incluso le han aconsejado y ayudado en el progreso académico.  
Aniceto empezó a exponer virtudes futbolísticas como benjamín en el Astorga. Previo paso al Santes Creus, donde estuvo los dos años de alevín. El Reus ya le seguía de cerca la pista. De pequeño  exhibía un físico imponente. Era diferencial por potencia. Firmó de rojinegro con 11 años. El paso del tiempo le ha obligado a reinventarse. Ahora se asocia mejor en el juego colectivo, técnicamente ha tomado mejores hábitos. El físico, eso sí, ya no le da para sentirse superior. Se ha igualado con el resto.
Una buena generación
Okenve forma parte de una de las mejores promociones de la cantera del Reus. Quema etapas de formación en el cadete A, en el que comparte aventura con el Albert Parés, hijo del director deportivo rojinegro Sergi, y con el que mantiene muy buena relación. También con el delantero Álex Fernández. En realidad, el buen ambiente entre las familias del cadete A le ha hecho la vida más sencilla. Es otro punto de apoyo fundamental.
En el cadete A, Aniceto se ha acostumbrado a actuar en un perfil más específico. Suele partir desde un costado. Los técnicos piensan que en la banda o incluso como interior puede plasmar todo su potencial. El Reus se ha quedado a las puertas del ascenso a División de Honor  por el  gol average general con El Prat. En todo caso, en ese plantel talentoso  siguen puestas muchas esperanzas en el club. Con el coordinador Xavi Castro como principal valedor.
Álex Sageras, el jefe de los cazatalentos de Guinea Ecuatorial, ha puesto su ojo clínico en Okenve. El reastreo por el fútbol europeo de la selección africana ha situado a  Reus como parada obligatoria. El rojinegro pasó la primera prueba realizada a jóvenes valores en Madrid el pasado fin de semana. El seleccionador de la sub-17,  Juan Micha, cuenta con Aniceto para la próxima prueba, ya en la capital Malabo, del 27 de junio al 5 de julio. De allí saldrá el combinado definitivo. 
La joven perla se ha tomado la convocatoria como acostumbra; con un entusiasmo desmesurado. El fútbol le ha permitido hallar los valores humanos de los que no desea separarse ni un instante. Aniceto ha roto barreras. Poder defender a su país culminaría sólo el primer paso de un trayecto apasionante. Debutar con los mayores en el Estadi, el sueño de cada día.

Aniceto observa desde la banda del Estadi cada movimiento de sus ídolos. No resulta extraño verle de 'recogepelotas' los días de partido. Es el primero en ponerse en la fila cuando el club pide auxilio. Este chico de 15 años ha calado en la familia rojinegra. Su pasión por el fútbol no conoce límites. Los que le tratan a diario aseguran que es un esponja para aprender. Que nunca mira hacia otro lado. Suele escuchar. 

Okenve  aterrizó en Reus a los ocho de edad. Su tránsito por la vida no se ha convertido en un camino de rosas. Emigró de Guinea Ecuatorial para hallar un futuro mejor. En la capital del Baix Camp ha convivido hasta hace poco con sus abuelos en el barrio Sant Josep Obrer. Su carácter introvertido no le ha impedido adaptarse a la perfección. Habla con soltura el catalán y el castellano.  Muy encima de él siempre han estado sus dos actuales entrenador, Santi Martínez ‘Peque’ y Luis. Casi se han convertido en padres para el chico. Los dos tutores se encargan de desplazarle al Estadi y devolverle a casa después de cada entrenamiento. Incluso le han aconsejado y ayudado en el progreso académico.  

Aniceto empezó a exponer virtudes futbolísticas como benjamín en el Astorga. Previo paso al Santes Creus, donde estuvo los dos años de alevín. El Reus ya le seguía de cerca la pista. De pequeño  exhibía un físico imponente. Era diferencial por potencia. Firmó de rojinegro con 11 años. El paso del tiempo le ha obligado a reinventarse. Ahora se asocia mejor en el juego colectivo, técnicamente ha tomado mejores hábitos. El físico, eso sí, ya no le da para sentirse superior. Se ha igualado con el resto.

Una buena generación

Okenve forma parte de una de las mejores promociones de la cantera del Reus. Quema etapas de formación en el cadete A, en el que comparte aventura con el Albert Parés, hijo del director deportivo rojinegro Sergi, y con el que mantiene muy buena relación. También con el delantero Álex Fernández. En realidad, el buen ambiente entre las familias del cadete A le ha hecho la vida más sencilla. Es otro punto de apoyo fundamental.

En el cadete A, Aniceto se ha acostumbrado a actuar en un perfil más específico. Suele partir desde un costado. Los técnicos piensan que en la banda o incluso como interior puede plasmar todo su potencial. El Reus se ha quedado a las puertas del ascenso a División de Honor  por el  gol average general con El Prat. En todo caso, en ese plantel talentoso  siguen puestas muchas esperanzas en el club. Con el coordinador Xavi Castro como principal valedor.

Álex Sageras, el jefe de los cazatalentos de Guinea Ecuatorial, ha puesto su ojo clínico en Okenve. El reastreo por el fútbol europeo de la selección africana ha situado a  Reus como parada obligatoria. El rojinegro pasó la primera prueba realizada a jóvenes valores en Madrid el pasado fin de semana. El seleccionador de la sub-17,  Juan Micha, cuenta con Aniceto para la próxima prueba, ya en la capital Malabo, del 27 de junio al 5 de julio. De allí saldrá el combinado definitivo. 

La joven perla se ha tomado la convocatoria como acostumbra; con un entusiasmo desmesurado. El fútbol le ha permitido hallar los valores humanos de los que no desea separarse ni un instante. Aniceto ha roto barreras. Poder defender a su país culminaría sólo el primer paso de un trayecto apasionante. Debutar con los mayores en el Estadi, el sueño de cada día.

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También