Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes FÚTBOL

CF Reus. 'El gol más especial para Ismael Moyano'

El central rojinegro se estrenó con una diana decisiva en Xàtiva. La dedicó a su mujer Carme, con la que tendrá su segundo bebé en abril
Whatsapp
Ismael Moyano celebra su gol en Xàtiva simulando un embarazo. Foto: Xavi Guix/CF Reus

Ismael Moyano celebra su gol en Xàtiva simulando un embarazo. Foto: Xavi Guix/CF Reus

 

Un trayecto impecable en la categoría de bronce avala a Ismael Moyano (Mollet, 1983), poderoso en el despliegue físico, gigante en el juego aéreo. El defensa llegó a Reus este verano respondiendo a la llamada de uno de los técnicos que más se ha fiado de él. Natxo González, que ya lo dirigió en Sant Andreu, no dudó. Quería a un central consolidado para el proyecto ambicioso del Reus. Ismael cerraba una etapa brillante en L’Hospitalet, donde disputó el último play off de ascenso a Segunda A. Se quedó a un pasito del éxito.
En realidad, Moyano se ha convertido en especialista sin gloria. En total, acumula seis play off a sus espaldas. Una auténtica barbaridad. La Segunda B resulta extremadamente compleja. Alcanzar el privilegio se convierte en la ilusión de muchos y la suerte de muy pocos. 
Moyano casi nunca ha salido del once del Reus. Siempre ha disfrutado de la total confianza del míster. Su rendimiento ha pasado por momentos de todo tipo, aunque suele exhibir regularidad. Se trata de un defensor fiable. 
El domingo, en Xàtiva, mostró habilidad en un oficio muy distinto al suyo. Anotó su primer gol del curso. Tras una falta que sirvió Vítor, la pelota chocó con la defensa y cayó muerta dentro del área. Por allí andaba Moyano, con la cañita a punto para pescar. Su remate, cayéndose, alcanzó el ángulo de la portería. Ese gol fue oro para el Reus. El del empate a uno. El que, a la postre, le ofrece el regreso a la zona vip del campeonato. Vuelve a ser cuarto el equipo de Natxo.
«Tuvimos que remar contracorriente, porque el partido se nos puso muy difícil. El gol significa mucho para mí en todos los sentidos. Es mi primero con el Reus y he podido dedicáserlo a mi mujer. En abril seremos padres por segunda vez», confirma el de Mollet. Ismael y Carme ya son padres de Ariadna, de apenas un año. Hugo nacerá a principios de abril. 
Moyano también se ha erigido como una de las voces autorizadas del vestuario. Su experiencia le da galones. El central asegura que «hemos pasado malos momentos, pero siempre hemos trabajado bien. En el equipo hay gente muy joven que en algún momento se ha podido bloquear, pero entre todos lo hemos sacado hacia adelante y ahora queremos mantener esa buena dinámica».
El defensa sale a dos o tres goles de media por curso. En la estrategia, Bernardo Tapia, se apoya en su corpulencia para sorprender a las zagas rivales. Durante los últimos compromisos se había acercado al gol en varias ocasiones. Éste llegó en Xàtiva. Fue el premio a la insistencia. Eso sí, Moyano huye del protagonismo personal y es claro. «Yo vine aquí para que el Reus jugara el play off y espero no irme sin cumplir ese objetivo».

Un trayecto impecable en la categoría de bronce avala a Ismael Moyano (Mollet, 1983), poderoso en el despliegue físico, gigante en el juego aéreo. El defensa llegó a Reus este verano respondiendo a la llamada de uno de los técnicos que más se ha fiado de él. Natxo González, que ya lo dirigió en Sant Andreu, no dudó. Quería a un central consolidado para el proyecto ambicioso del Reus. Ismael cerraba una etapa brillante en L’Hospitalet, donde disputó el último play off de ascenso a Segunda A. Se quedó a un pasito del éxito.

En realidad, Moyano se ha convertido en especialista sin gloria. En total, acumula seis play off a sus espaldas. Una auténtica barbaridad. La Segunda B resulta extremadamente compleja. Alcanzar el privilegio se convierte en la ilusión de muchos y la suerte de muy pocos. 

Moyano casi nunca ha salido del once del Reus. Siempre ha disfrutado de la total confianza del míster. Su rendimiento ha pasado por momentos de todo tipo, aunque suele exhibir regularidad. Se trata de un defensor fiable. 

El domingo, en Xàtiva, mostró habilidad en un oficio muy distinto al suyo. Anotó su primer gol del curso. Tras una falta que sirvió Vítor, la pelota chocó con la defensa y cayó muerta dentro del área. Por allí andaba Moyano, con la cañita a punto para pescar. Su remate, cayéndose, alcanzó el ángulo de la portería. Ese gol fue oro para el Reus. El del empate a uno. El que, a la postre, le ofrece el regreso a la zona vip del campeonato. Vuelve a ser cuarto el equipo de Natxo.

«Tuvimos que remar contracorriente, porque el partido se nos puso muy difícil. El gol significa mucho para mí en todos los sentidos. Es mi primero con el Reus y he podido dedicáserlo a mi mujer. En abril seremos padres por segunda vez», confirma el de Mollet. Ismael y Carme ya son padres de Ariadna, de apenas un año. Hugo nacerá a principios de abril. 

Moyano también se ha erigido como una de las voces autorizadas del vestuario. Su experiencia le da galones. El central asegura que «hemos pasado malos momentos, pero siempre hemos trabajado bien. En el equipo hay gente muy joven que en algún momento se ha podido bloquear, pero entre todos lo hemos sacado hacia adelante y ahora queremos mantener esa buena dinámica».

El defensa sale a dos o tres goles de media por curso. En la estrategia, Bernardo Tapia, se apoya en su corpulencia para sorprender a las zagas rivales. Durante los últimos compromisos se había acercado al gol en varias ocasiones. Éste llegó en Xàtiva. Fue el premio a la insistencia. Eso sí, Moyano huye del protagonismo personal y es claro. «Yo vine aquí para que el Reus jugara el play off y espero no irme sin cumplir ese objetivo».

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También