Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Capitanes de las ocho Champions

Joan Sabater, Jordi Garcia y Raúl Marín, los líderes de tres generaciones del Reus Deportiu que han levantado la Copa de Europa

Marc Libiano

Whatsapp
Raúl Marín, Joan Sabater y Jordi Garcia. Foto: Alfredo González

Raúl Marín, Joan Sabater y Jordi Garcia. Foto: Alfredo González

Joan Sabater y su legendario equipo de las seis Copas de Europa consecutivas (1967-72) rompió fronteras e inició la leyenda europea del Reus y ese magnífico idilio que el club mantiene con la competición más prestigiosa del mundo. Sabater capitaneó una escuadra maravillosa, que completaron Joaquín Vilallonga, Juanma Vilallonga, Rabassa y Santi Garcia. Ese grupo de entusiastas capitaneó la España deportiva de la época y protagonizó remontadas para el recuerdo, además de alguna que otra batalla peligrosa en pistas portuguesas. La repercusión del Reus de las seis Copas resulta incuestionable, para la ciudad, para el club e incluso para el país. Su líder, Joan Sabater, está considerado el mejor jugador de la historia.

El gran Reus y los 60 y principio de los 70 abrió el museo de títulos y fortaleció una historia que hoy perdura. Eso sí, el club necesitó esperar a 2009 para conquistar su séptima Copa de Europa. Ocurrió en la localidad italiana de Bassano del Grappa, con un plantel repleto de talento que gestionaba desde el banco Carlos Figueroa, el técnico más dominante de los últimos 20 años. En la pista lucían silueta Trabal, Negro Páez, Toni Sánchez, Marc Gual, Pedro Gil, Jordi Molet, Xavi Caldú y un jovencísimo Matías Platero. El brazalete se acomodaba en el brazo de Jordi Garcia, encargado de levantar el título en una final cardíaca ante el Vic, que se decidió en la tanda de penaltis. Antes, el Reus remontó en los minutos finales un 2-0. Garcia y Gual anotaron.

Antes, el Reus de Figueroa había dejado en el camino al Barcelona, con un gol de penalti decisivo del Negro Páez y al anfitrión, el Bassano, con una exhibición de energía de Marc Gual y Pedro Gil, estandartes de la época. Gil, ahora en las filas del Sporting, suma una única Copa de Europa en su deslumbrante carrera. La que celebró con el Reus, aquel mes de mayo en Italia y días después en un Mercadal repleto de hinchas.

La leyenda se trasladó a una nueva generación poco después. Nueve años después. En mayo de 2017, en el pabellón Barris Nord de Lleida, el Reus acudía a la Final Four como un invitado inesperado. Campeonó después de batir al Benfica en una semifinal cardíaca, con el arquero Pedro Henriques como héroe. En la final pasó por encima de otro portugués, el nuevo rico Oliveirense al que superó sin sospechas. Henriques, el renovado Platero, Casanovas, Torra, Àlex Rodríguez, Salvat, Marc Ollé y Sergi Torné alzaron la octava maravilla del club. Con el beneplácito de Raúl Marín, el capitán de la nueva era. Sabater, Garcia y Marín, tres capitanes de rasgos comunes. Uno por encima de todos. Su sangre es reusense.

El caprichoso destino vuelve a cruzarse en las vidas de Jordi Garcia y Raúl Marín, unidos hacia la conquista de la novena. El primero como técnico y el segundo como capitán vigente. Este fin de semana, en el Dragao Caixa el desafío se presenta mayúsculo. Revalidar el premio más preciado por segundo año consecutivo y en Portugal, históricamente territorio hostil. La exigencia del club y su tradición obligan a no renunciar a nada. A intentarlo hasta el final. Si el Reus regresa con la Copa, la fiesta puede quedar en el recuerdo.

Temas

Comentarios

Lea También