Carlos Sainz, tercer español que llega a Ferrari

Motor. El madrileño se une a la Scuderia para cumplir un sueño que no lograron ni Fernando Alonso ni el lejano Alfonso de Portago convertirse en campeón del mundo con el Cavallino Rampante

David Sánchez de Castro

Whatsapp
El piloto madrileño Carlos Sainz. Foto: EFE

El piloto madrileño Carlos Sainz. Foto: EFE

El sueño de proclamarse campeón del mundo de Fórmula 1 está mucho más cerca, después de una mañana frenética que culminó con el anuncio oficial de una noticia que comenzó como un rumor loco a principios de año y ha acabado siendo una bomba informativa: Carlos Sainz será piloto de Ferrari a partir de 2021.

El madrileño se une a la Scuderia para formar equipo con Charles Leclerc, con lo que se convertirá en el tercer español en defender los colores del Cavallino Rampante, después de Alfonso de Portago en los años cincuenta y el mucho más reciente Fernando Alonso. Sainz llega para sustituir a un Sebastian Vettel que fue el causante de unos días frenéticos de negociaciones a varias bandas.

En un lado del ring, los Sainz (el padre ilustre también intervino) y Ferrari empezaron a negociar su entrada. No eran sus primeros contactos, ya que antes incluso de la que iba a ser la primera carrera del año en Australia habían empezado a hablar, viendo que la renovación de Vettel se estaba enquistando. Paralelamente, en McLaren, conscientes de lo que estaba ocurriendo, empezaron a hablar con varios candidatos a su asiento, que al final ha sido para Daniel Ricciardo. El australiano formará pareja con Lando Norris, en una dupla que, a falta de saber si serán competitivos o no, garantizan risas y buen humor.

Una vez confirmada la llegada de Ricciardo a McLaren, para enfado de Renault ("En nuestro deporte, y particularmente en esta extraordinaria situación, la confianza mutua, la unidad y el compromiso son, más que nunca, valores fundamentales para el trabajo en equipo", firmó Cyril Abiteboul, jefe de la escuadra gala), Ferrari anunció el fichaje de Carlos Sainz. Firma por dos años, hasta final de 2022 (un año menos de lo que tiene Leclerc) y cobrará un poco más que en McLaren, si bien no llegará a los 27 millones de euros que tenía Vettel de sueldo.

El buen hacer de Carlos Sainz con McLaren, como antes con Renault y Toro Rosso, son la mejor carta de presentación que tiene un piloto que ha pasado de ser 'el hijo de' y 'el heredero de' a fichar por el equipo más legendario de la Fórmula 1.

Reto titánico

Ahora Sainz debe demostrar en la pista que su trabajo previo le puede llevar al Olimpo. No tendrá nada que ver lo vivido hasta ahora con lo que va a tener que hacer en Ferrari. La Scuderia es, posiblemente, una de las estructuras deportivas más caóticas del mundo, con sus pros y sus contras. Es una familia, como le gustaba decir al Commendatore Enzo, y eso implica que están por encima de los propios nombres de quienes defiendan el escudo del cavallino sobre el amarillo de Módena.

Pero sobre todo Sainz tendrá a su lado a uno de los pilotos con más talento y potencial de los que ha tenido Ferrari en las últimas décadas. Charles Leclerc es el primer rival, además de compañero, que tendrá el madrileño si quiere triunfar allí donde Alonso fracasó (si es que se puede considerar fracaso a lograr dos subcampeonatos del mundo luchados hasta la última carrera). El monegasco está llamado a ser el referente de la Scuderia en los próximos años y no es casual que Sainz, que sólo tiene tres años más que él, tenga uno menos de contrato. El español entrará en el equipo como segundo piloto, con todo lo que ello conlleva, por lo que deberá atenerse a la disciplina. o demostrar que está en condiciones de debatirle ese puesto al 'Príncipe' de Maranello.

La erupción de este mercado de fichajes de la Fórmula 1 puede tener en breve una guinda tan inesperada como deseada. La llegada de Sainz a Ferrari y la de Ricciardo a McLaren han dejado un sitio libre en Renault. El nombre de Fernando Alonso, que ya roza los 40 años, está sobre la mesa. No son pocos los que sueñan con un tercer advenimiento del asturiano al equipo donde logró sus dos títulos mundiales en el 'gran circo' antes que una serie de catastróficas decisiones cortaran un palmarés que apuntaba a ser legendario. Sin embargo, fichar por Renault choca frontalmente con la intención del bicampeón de volver a la F1 en un coche competitivo. Algo que, por otro lado, nunca le ha frenado en el pasado.

Comentarios

Lea También