Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Castillejo rescata su libreto

El técnico navarro revive deportivamente en Ascó después de dos malas experiencias en el Nàstic y el Llagostera. El equipo ebrense acumula 16 jornadas sin perder en Tercera y aspira a todo

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
El actual entrenador del FC Ascó, Santi Castillejo. FOTO: DT

El actual entrenador del FC Ascó, Santi Castillejo. FOTO: DT

Santi Castillejo (Valtierra, 1971) ha desempolvado su libreto en Ascó, donde ha hallado la calma para el trabajo a medio plazo, inmerso en un proyecto diesel, sin la presión del resultado inmediato, pero con la ambición del crecimiento constante. El míster navarro ha necesitado regresar a Tercera División para conectar un reset necesario. Sus malas experiencias en Tarragona (2013) y Llagostera (2014) le llevaron a ese olvido cruel al que se somete el entrenador cesado. Pérdida de prestigio y tardes eternas de reflexión.

En Peñíscola, a la vera de Castellón, encontró un refugio ideal para reinventarse, ver mucho fútbol por la zona y seguir aprendiendo de referentes como Marcelino y su exitoso método en el Villarreal. En esa búsqueda de la identidad, Castillejo decidió tomar rumbo a Olot en el mercado invernal del pasado curso. Sólo un milagro ofrecería la permanencia en Segunda B de los gerundenses. No salió. La plantilla había quedado debilitada, con la fuga de sus futbolistas franquicia, y no apareció la inversión para recuperar talento.

La llamada del Ascó, el pasado mes de junio, le abrió las puertas de un proyecto. Cualquier estratega aspira precisamente a eso, a la creación de una idea con cierto tiempo de maniobra. El club ebrense, consolidado en Tercera con firmeza, no le prometió dinero abundante, pero sí libertad para el trabajo. Con un plantel armado, sin lujos ni excesos, Castillejo ha recuperado el crédito.

La experiencia de rostros conocidos como Sergi Masqué y Socías y los seis goles de Guiu y Bertomeu, dos atacantes de banda diferenciales, han impulsado a un Ascó con margen para el progreso. Los registros encumbran el ideario del cuerpo técnico. 16 fechas consecutivas sin conocer la derrota, siete de ellas sumando de tres en tres, Una racha inmaculada que se ha llevado por delante al actual líder casi indiscutible del campeonato, el poderoso Peralada. Curiosamente, el próximo compromiso para los ebrenses les llevará a Olot, la antigua casa de Castillejo. El rival pelea codo a codo con el Peralada por el reino clasificatorio.

Los asombrosos números han colocado al Ascó en la zona de privilegio. Cuarto, con las aspiraciones históricas intactas y un paisaje alentador por delante. «No miramos más allá de Olot, pero tampoco vamos a renunciar a nada». La filosofía del entrenador se arropa en aquello que puso de moda Simeone y que huye de las exigencias gratuitas.

La competencia en Tercera no permite muchas licencias estéticas en el juego. El Ascó se gusta algo más en casa, donde dispone de amplitud y césped artificial para lucir una apuesta más ofensiva. Lejos de su fortín precisa dominar más recursos. Sobre todo adaptarse a campos extremadamente incómodos y rivales físicos, expertos en el fútbol prehistórico. Hasta el momento, el Ascó se ha defendido con fiereza en ese escenario. Su trayecto habla, aunque todavía no ha terminado.

Temas

  • DEPORTES

Lea También