Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Chaparrón a los jugadores del Nàstic

El Consejo de Administración se reúne con la plantilla en el vestuario, sin el cuerpo técnico presente, para trasladarle su hartazgo y el ultimátum a Bartolo

Juanfran Moreno

Whatsapp
Los jugadores del Nàstic recogen una portería tras un entrenamiento. foto: nàstic

Los jugadores del Nàstic recogen una portería tras un entrenamiento. foto: nàstic

Amaneció el miércoles en Tarragona con un aspecto gris y lluvioso. Sin embargo, el verdadero chaparrón cayó en el interior del Nou Estadi. En concreto, en el vestuario de la plantilla del primer equipo. Gran parte del Consejo de Administración se presentó antes del entrenamiento programado a las 10.30 horas para charlar a solas con los futbolistas. Ni el cuerpo técnico estuvo presente en un discurso que encabezó el presidente del Nàstic, Josep Maria Andreu, tal y como había adelantado la noche del martes el vicepresidente deportivo de la entidad ante los medios, Jordi Virgili, y que se prolongó aproximadamente durante media hora. Una conversación en la que la directiva reflejó su malestar. La paciencia se ha acabado. La cúpula grana está profundamente decepcionada y cabreada con el rendimiento de la plantilla en general, pero sobre todo con sus jugadores. Ha perdido la fe en un equipo que no reacciona ni a las buenas ni a las malas. Ya la semana pasada se produjo una charla similar en la que el tono fue muy distinto al exhibido en el día de ayer.

Antes de la visita al Badalona, Josep Maria Andreu dejó claro su apoyo al entrenador de la plantilla, Xavi Bartolo, y arremetió contra los futbolistas a los que les reclamó resultados inmediatos para sacar al Nàstic de una zona de descenso que ocupa desde hace un par de jornadas.

Sin embargo, la única realidad fue que en Badalona el equipo volvió a caer y dejó una salida al terreno de juego impropia de un equipo que se estaba jugando la vida. El cuadro grana se colocó por debajo en el marcador a las primeras de cambio y el castigo pudo ser peor. El equipo mejoró y llegó a empatar el partido, pero finalmente acabó cayendo y refrendando las malas sensaciones que han sobrevolado a la plantilla durante toda la temporada.

La derrota y la imagen ofrecida en Badalona provocaron que el cese de Xavi Bartolo se haya vuelto a plantear con firmeza esta semana. Al final, la destitución no se ha producido, pero el mensaje que se le lanzó ayer a los jugadores fue claro: «Si queréis que Xavi Bartolo siga siendo vuestro entrenador, ganad el domingo». Así de contundente fue el mensaje de una directiva que ahora sí que tiene decidido que el de Sabadell será el último partido del técnico ilerdense en caso de no sumar los tres puntos. Solo les vale la victoria.

El contexto es claro y ha virado en 180 grados en una semana. Lo que la semana pasada era un «Bartolo hasta el final de temporada», ahora es «o victoria en Sabadell, o cese». Se puede hablar de final y ultimátum con todas sus letras y la plantilla ya conoce la situación. Además, la cúpula grana también fue contundente sobre el futuro de la plantilla en el mercado de invierno. O la reacción es inmediata en cuanto a resultados o enero puede volver a ser un mes de altas y bajas múltiples. Algo similar a lo que se ha vivido en los últimas ventanas de fichajes.

Más reuniones

La reunión del Consejo con la plantilla no fue la única que se produjo en el Nou Estadi a lo largo de la mañana. A ésta le siguieron dos más. Una primera de los capitanes con el resto de los compañeros y otra en la que el cuerpo técnico también mantuvo una charla con los jugadores.

Fueron dos reuniones que provocaron que la mañana se alargará más de la cuenta y el primer equipo no se ejercitara en el Nou Estadi hasta las 11.45 horas, cuando el entreno estaba previsto una hora y cuarto antes. Un claro reflejo de que la mañana del miércoles no fue ni mucho menos tranquila en las instalaciones del Nou Estadi.

Fueron dos charlas en las que el vestuario apostó por la unidad y por el trabajo. Están juntos en el mismo barco y quieren demostrarlo consiguiendo una victoria en Sabadell que rebaje el clima de tensión en el que se vive actualmente.

Una falsa calma se ha instalado hasta el domingo. En la Nova Creu Alta habrá una final. Ya nadie lo esconde: o los tres puntos o Xavi Bartolo será historia en el Nàstic. La entidad tarraconense vuelve a sumergirse de lleno en ese estado de inestabilidad que tanto se ha aborrecido en los últimos años. Nada cambia. Por desgracia, los resultados tampoco.

Temas

Comentarios

Lea También