Cinco minutos le bastan a la Pobla para derrotar a la Montañesa (Pobla 2-0 Montañesa)

Karim L'Koucha y Carlos Martínez fueron los goleadores de la Pobla 

Juanfran Moreno

Whatsapp
Carlitos Martínez tras conseguir el segundo gol de la Pobla. Foto: Alfredo González

Carlitos Martínez tras conseguir el segundo gol de la Pobla. Foto: Alfredo González

Cinco benditos minutos para la Pobla y fatídicos para la Montañesa fueron suficientes para decantar el partido que se vivió en el Municipal de la Pobla. Un encuentro intenso, de duelos físicos constantes y en los que no hubo calma hasta que el árbitro pitó el final. El filial grana consiguió sumar su segunda victoria consecutiva de la temporada y lo más positivo vencer en un partido en el que no todo le salió de cara, pero supo jugarle a la cruz.
 
La Pobla saltó al césped y comprobó que la mañana iba a ser de dolor y gloria. No tardó nada la Montañesa en dejar evidencias de que su planteamiento iba a llevar a los de Albert Company hasta el límite. La intención de los visitantes era plantear un duelo de disputas, de presión en bloque alto para asfixiar al filial grana y esperar alguna genialidad de su mejor jugador, Sergi García. Todo un campeón de la Eurocopa de 2008 con España compareció en el Municipal de la Pobla y dejó detalles técnicos plagados de calidad. Un jugador con un tren inferior privilegiado, inteligente y superior en el cuerpeo y con una pierna derecha capaz de amenazar tanto en activo como en estático.  

Los primeros 40 minutos fueron un sufrimiento continuado para un filial grana que no se encontraba y revivía viejos fantasmas del principio de temporada. Intentaba salir con el balón jugado y batir líneas mediante la asociación, pero resultaba imposible por dos circunstancias. Primero, el equipo estaba muy impreciso en la toma de decisiones y ejecución de movimientos. O bien el pase no era lo que reclamaba la secuencia, o bien el control que precedía al pase era erróneo. El ataque no fluía y la Pobla navegaba en un mar de dudas.
 
La Montañesa se sentía superior. El planteamiento del partido le estaba sonriendo en todo momento. Su rival andaba desorientado y ellos amenazan con Sergio García en todo momento. De hecho, tuvieron dos claras opciones para ponerse por delante en el marcador. Dos disparos desde la frontal en los que Dani Parra confirmó que hay portero para el futuro. El guardameta de Riudoms exhibió seguridad y plasticidad en cada una de sus acciones. Regaló dos paradas que serían claves para entender el triunfo grana. En sus manos se comenzó a fraguar la victoria. 

A la Pobla le llegaron los goles antes que el juego. Normalmente un equipo necesita que sea al revés, pero el filial grana se encontró que después de unos primeros 40 minutos desquiciantes el marcador le sonreía por dos veces. Primero fue en una jugada aislada que terminaba en un penalti provocado por Karim L’Koucha que el propio extremo transformaba con una tranquilidad absoluta. 

No habían pasado ni dos minutos cuando el filial grana volvió a golpear. La Montañesa se marchó del partido con el primer tanto y lo pagó caro. Provocó una falta innecesaria en la medular y la Pobla apostó por ejecutar una acción estratégica a balón parado. Salió a la perfección. Cardozo cazó el globo en el segundo palo para conectar un cabezazo bombeado que Carlos Martínez embocaba en meta de gol. 

La segunda mitad fue un encuentro de querer y no poder de la Montañesa. Los visitantes volvieron a plantear un duelo de constantes duelos, pero la Pobla anduvo muy adulta. Supo administrar la ventaja de dos goles y no poner en riesgo el partido en ningún momento. 
 

Temas

Comentarios

Lea También