Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Condenados a esperar

Alavés y Leganés resolvieron sus compromisos, ante Bilbao Athletic y Oviedo, respectivamente, y vuelven a desplazar al Nàstic a la tercera plaza, que le condenaría a jugar el play-off

Jaume Aparicio López

Whatsapp
El portero del Leganés, Serantes, se abraza a un compañero después de parar un penalti a Susaeta.  Foto: EFE

El portero del Leganés, Serantes, se abraza a un compañero después de parar un penalti a Susaeta. Foto: EFE

El Nàstic tendrá que seguir esperando un tropiezo de los dos equipos de arriba para aspirar al ascenso directo. Ni el Alavés, líder con cuatro puntos de ventaja sobre el conjunto grana, ni el Leganés, con sólo uno de más, fallaron en los partidos que completaron la 40ª jornada de Liga Adelante.

Los alaveses cumplieron sus obligaciones ante un Bilbao Athletic más remolón de lo esperado. Al descanso el resultado era de 0-2 para los vitorianos. Todo discurría plácidamente, pero la expulsión de Laguardia revivió a los ‘cachorros’ en su nueva guarida, el estadio de Lasesarre de Barakaldo. Gil y Santamaría, de penalti, igualaron el choque, pero Raúl García volvía a adelantar al Alavés que acabó el partido con nueve jugadores por la expulsión de Dani Pacheco.

Todas las esperanzas granas estaban depositadas en el Carlos Tartiere de Oviedo. La etapa más complicada del calendario del Leganés. Los carbayones necesitaban ganar para meterse en play-off, aunque no se notó. El Leganés fue mejor de principio a fin y se llevó tres puntos merecidamente. El goleador pepinero fue Gabriel que aprovechó un mal despeje de la defensa azulona en un córner para batir a Miño con un tiro raso al primer poste. No obstante, el héroe del Leganés fue Serantes. El guardameta atajó un penalti a Susaeta en la única vez que el Oviedo pisó el área visitante.

Calendario asequible

El Nàstic vuelve a caer a la tercera plaza, con 67 puntos, y sigue dependiendo de otros para ascender de manera directa a Primera división.

Para los de Vicente Moreno el camino sigue siendo el mismo, ganar los dos partidos que les quedan –Lugo y Alavés– y esperar que o bien los vascos o los madrileños fallen. Ambos tienen partidos cómodos la próxima jornada. El Alavés recibe al Numancia, que ya no se juega nada, mientras que el Leganés tendrá la visita en Butarque de un Llagostera que no ha ganado ningún partido lejos del Municipal de Palamós en toda la temporada.

La última fecha del curso depara un insulso Mirandés que se medirá en Anduva al Leganés y el Nàstic-Alavés con los vitorianos probablemente ya en Primera.

Parece complicado pero la esperanza es lo último que se pierde. Nadie cree más que el Nàstic.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También