Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Copa del Rey Hockey: Los penaltis impulsan al Noia

El Noia gana al Caldes por un ajustado 7-6

Redacción

Whatsapp
Los jugadores del Noia celebran la victoria tras los dos goles de Marc Palau en la tanda de penaltis. Foto: Alfredo González

Los jugadores del Noia celebran la victoria tras los dos goles de Marc Palau en la tanda de penaltis. Foto: Alfredo González

El joven Marc Palau, que no había actuado durante el partido, se convirtió en el héroe del Noia en la tanda de penaltis del primer cruce de cuartos de final que le midió al Caldes. Dos goles de Rovira le dieron el pase al equipo de la capital del Cava, que sufrió para eliminar a la gran sorpresa de la temporada. El Caldes se tomó la Copa como un premio, pero llegó a Reus dispuesto a competir, no a mirar. Le disputó el partido al Noia con personalidad y le miró a los ojos. Los de Varias jamás pudieron hallar la tranquilidad. Cuando lograban avanzarse, la respuesta del Caldes era meteórica. Empataba acto seguido y generaba miedo. Las alternativas llevaron la eliminatoria a un final cardíaco, con prórroga con gol de oro incluida. Sólo en ese escenario aparecieron las precauciones. Cuando el juego se había abrazado al vértigo, llegó la calma en la prórroga. Con las pulsaciones a mil por segundo. Ninguno de los dos quiso conceder nada.

La tanda de penaltis sonrió a Palau, que había observado atento desde el banco el intercambio de golpes anterior, entre dos equipos entusiastas, que obsequiaron al público un buen rato de entretenimiento. Del Amor puso por delante al Noia pronto, pero Mendes inauguró en sinfín de reacciones del Caldes. Esteller y Rovira dejaron el 2-2 en el intervalo.

Con el paso de los minutos, el partido tomó intriga y añadió una dosis de emoción extraordinaria. Decorada con goles. Del Amor, el eterno capitán del Noia, no quería sorpresas. Anotó de nuevo, pero Molera le reprendió con el 3-3. Eloi Albesa enseñó su exquisita habilidad para convertir tiros directos. Marcó el 4-3 y el 5-4. No sirvió de mucho porque el Caldes estaba desatado. Molera y Urbano obligaron el añadido.

No se movió el marcador entonces, con la mesura apoderada de los equipos. Tuvo que ser Palau, un chico con el que nadie contaba el que salvara al Noia. Se conoce el buen gusto de ese club por la cantera. En Marc tienen a un futuro exponente que ya soluciona problemas.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También