Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Solidaridad

Cristina Vallespí y David Díaz cruzarán el estrecho de Gibraltar por la ELA

La componente del CN Cambrils y el nadador amateur afrontarán este reto en abril para recaudar fondos a beneficio de la Fundació Miquel Valls

V. Maigí

Whatsapp
Cristina Vallespí y David Díaz cruzarán el estrecho de Gibraltar para recaudar dinero que irá destinado a la Fundació Miquel Valls.  FOTO: cedida

Cristina Vallespí y David Díaz cruzarán el estrecho de Gibraltar para recaudar dinero que irá destinado a la Fundació Miquel Valls. FOTO: cedida

Cristina Vallespí (CN Cambrils), barcelonesa que hace 26 años que vive en Móra la Nova, y David Díaz, badalonense afincado en Gandesa desde hace una década que practica la natación de manera amateur, están preparando una reto apasionante y solidario: cruzar el estrecho de Gibraltar para recaudar fondos a beneficio de la Fundació Miquel Valls que trabaja por los afectados de ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). 

Ambos están muy sensibilizados con este tema y Cristina afirma que «viví esta enfermedad de cerca al sufrirla mi madre hace nueve años y este hecho me hizo tomar conciencia de lo que sufre un afectado de ELA y su entorno». 

David y Cristina se conocieron en las piscina ‘AQUA’ de Móra d’Ebre hace diez años, puesto que ella trabaja como socorrista y técnico y él es usuario habitual. En aquella época, «ninguno de los dos nos habíamos planteado nadar en aguas abiertas. Nadar con otra persona no es fácil, pero formamos un gran equipo, tenemos un ritmo muy similar y objetivos comunes». Por su parte, Cristina añade que «queremos dar a conocer esta enfermedad y hacer patente que amamos a este deporte».  

David apunta que «como nadadores de aguas abiertas el estrecho de Gibraltar siempre ha estado en nuestro punto de mira, no tanto por la distancia, sino por la belleza del sitio, la fauna que puedes llegar a encontrarte y el aura de leyenda que envuelve a este hito. Cuando empezamos a realizar este tipo de pruebas, Cristina y yo tuvimos claro que un día cruzaríamos el estrecho. La segunda semana de abril afrontaremos este reto».

El estrecho es una zona en la que confluyen el mar Mediterráneo y el océano Atlántico, por lo que «la temperatura del agua cambie de manera caótica. Puede pasar de los 14 grados a los 18 en un momento. Las corrientes marinas son muy fuertes; si tenemos la corriente a favor nos puede costar tres horas, pero en caso contrario la travesía se puede alargar hasta las ocho». 

El estrecho tiene una longitud de 14’4 km, pero se puede alargar hasta los 22 dependiendo de las corrientes. No obstante, «la distancia más normal son los 15 km que hay desde la Isla de Tarifa hasta la Punta Cires en Marruecos». 

Para llegar en buenas condiciones, Cristina y David están nadando mucho: «hacemos una media de 30 km semanales. De lunes a viernes yo estoy en la piscina municipal de Batea, mientras que Cristina entre semana se prepara en la instalación deportiva ‘AQUA’ de Móra d’Ebre. El fin de semana vamos al mar».

Respecto a las dificultades con que se están encontrando a la hora de preparar el gran reto, David apunta que «en mi caso es la falta de tiempo para entrenar con regularidad. Poder combinar el trabajo y la familia con los entrenos es complicado, pero por suerte mis hijos y mi pareja ya están acostumbrados a que haga estas locuras y tienen paciencia. Entre todos siempre encontramos tiempo para que pueda nadar; les estoy muy agradecido y sin ellos no me podría enfrentar a este reto».

Por su parte, Cristina asegura que «lo peor es tener que entrenar sola, sin los compañeros de mi equipo, porque el club al cual represento me queda a mucha distancia para ir diariamente. Sólo me preparo en compañía cuando entreno en el mar». 

Las aportaciones
Sobre cómo implicarse en este reto, Cristina explica que «existe la posibilidad de colaborar mediante las aportaciones particulares que se pueden hacer directamente en los números de cuenta de la Fundació que se encuentran en: www.fundaciomiquelvalls.org; mediante el evento creado para tal fin en las redes sociales (Facebook “Creuem l’estret per l’ELA”); y directamente en las instalaciones AQUA de Móra d’Ebre. Ya tenemos aportaciones particulares y del Ayuntamiento de Móra la Nova».

Por su parte, David comenta que «a nivel de la Terra Alta tenemos la colaboración del Celler Cooperatiu de Batea. Proximamente sacarán un nuevo vino ecológico,sin sulfitos y sin filtrar, que se llamará ‘SENSE’. Será una edición limitada de 10.000 botellas y 20 céntimos de cada una irán directamente a la Fundació Miquel Valls». 

Cristina puntualiza que «agradeceríamos la colaboración o esponsorización de otras empresas, dado que los gastos para asumir el reto, entre permisos y embarcaciones, son elevados». 
 

Temas

  • natación

Comentarios