Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Càritas de Reus atendió a casi 4.000 personas en 2014 a través de las parroquias

Un mayor control para evitar duplicidades y la dispersión de las ayudas, posibles causas de la estabilización de las cifras desde 2011
Whatsapp
Imagen de uno de los dos comedores sociales de Càritas, el de la calle Francesc Bartrina. Foto: Alba Mariné

Imagen de uno de los dos comedores sociales de Càritas, el de la calle Francesc Bartrina. Foto: Alba Mariné

Càritas Interparroquial de Reus atendió el año pasado, a través de ocho parroquias de la ciudad, las necesidades básicas de 3.812 personas, una cifra ligeramente inferior a las 4.021 del año 2013 y muy similar a las del 2011 y 2012. El presidente de esta entidad, Antonio García, explica que «el gran salto se produjo en el 2013, pero es cierto que los números se han estabilizado por diferentes motivos».

Respecto a estas causas, García tiene claro que son diversas. «Tal vez ha ayudado el programa que se ha puesto en marcha para evitar duplicidades. Los recursos son limitados y hay que repartirlos lo mejor posible. No puede ser, por ejemplo, que un señor que recibe ayuda en la parroquia de Sant Bernat Calbó, también sea ayudado en la de Sant Josep Obrer. Por eso el control ahora es más exhaustivo».

Para evitar esta duplicidad, Antonio García recuerda que «son los trabajadores sociales, bien del Ayuntamiento de Reus o bien los nuestros, los que derivan los casos y a través de un programa informático queda constancia de si esa persona ya está siendo atendida en un lugar o en otro. Lo complicado es determinar si verdaderamente le hace falta esa ayuda».

Otro de los motivos que habrían influido en la estabilización de las cifras de la atención a las necesidades básicas de las personas, a través de Càritas, es la diversificación de estas ayudas y una mayor oferta. En este sentido, el presidente de Càritas de Reus apunta que «si jugásemos como un equipo, todos juntos, seríamos más efectivos. En la actualidad somos 15 ent5idades que repartimos alimentos en la ciudad, un número suficiente. Está claro que si aparecen más la ayuda acabará dispersándose».

Respecto a algunas críticas, llegadas desde asociaciones o entidades que han surgido espontáneamente durante estos años, de que las ayudas de entidades grandes como Càritas o Cruz Roja, al final no se sabe dónde van a parar, García las desmiente rotundamente. «No es cierto. Las 3.812 personas cuyas necesidades básicas fueron atendidas el año pasado en las parroquias de la ciudad pasaron por un trabajador social, una persona cualificada para determinar si realmente a aquella persona le hace falta esa ayuda. En cambio, algunas de estas asociaciones que van más por libre es posible que acaban atendido a gente que han sido descartadas por nuestros trabajadores sociales».

Respecto al perfil de las personas que pasan por Càritas, la población inmigrante todavía sigue siendo mayoritaria. «A los autóctonos, aunque lo estén pasando mal, les cuesta más venir por aquí a pedirnos ayuda», reconoce Antonio García.

 

Nuevo proyecto

Desde Càritas Interparroquial de Reus están a punto de poner en marcha un nuevo proyecto con el objtetivo de ayudar a un sector de la población que, actualmente, no tienen cubierto, el de los jóvenes ‘ni-ni’, que ni estudian ni trabaja. La idea es desarrollar un espacio en el campo donde estos jóvenes puedan llevar a cabo trabajos relacionados con el cultivo de la tierra. «De momento nos han cedido una finca y ahora tenemos que firmar un convenio con la Escola d’Horticultura i Jardineria de Reus», sentencia el presidente de Càritas de Reus.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También