Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cuando la montaña dice 'no'

El Kangchenjunga ya le costó cuatro expediciones a ÒscarCadiach hasta que logró escalarla al fin en 2013

Francesc Joan

Whatsapp
Cadiach, en la cima del Kangchenjunga el 20 de mayo de 2013. Foto: o.c.

Cadiach, en la cima del Kangchenjunga el 20 de mayo de 2013. Foto: o.c.

Si algo caracteriza a ÒscarCadiach cuando afronta el ataque a una cima es siempre su acertada toma de decisiones. «Cuando la montaña dice no, hay que respetarla», es una de sus máximas. «Lo importante es que las personas vuelvan, las montañas siempre estarán ahí», repite también a menudo. El tarraconense regresa a casa sin el Broad Peak (8.047 metros), la única cumbre que le falta para completar los catorce ochomiles sin ayuda de oxígeno.

Las adversas condiciones metereológicas provocaron el martes su renuncia a esta cumbre, ubicada en Pakistán, después de tres intentos en menos de una semana, en la que era ya su tercera expedición consecutiva tras sus fallidos intentos de 2014 -se quedó a 20 metros- y de 2015.

Pocos lo saben pero la montaña que más difícil se lo había puesto a ÒscarCadiach hasta ahora era elKangchenjunga. Nada menos que cuatro expediciones tuvo que organizar el tarraconense para poder escalar la tercera cumbre más? elevada del planeta con sus 8.586 metros. Después de probarlo sin éxito en 2007, 2009 y 2011 finalmente consiguió alcanzar su cumbre el 20 de mayo de 2013 (fue el 12º de los 13 ochomiles que suma por ahora desde que decidió embarcarse en el proyecto Himalayan Challenge 14+1).

Cadiach estuvo a punto de desistir también en aquella cuarta expedición, después de que poco antes de iniciar la ascensión, en el campo base, le comunicaran la muerte de su madre, Francesca, que ya se encontraba en un delicado estado de salud cuando Òscar partió de Tarragona para iniciar su expedición. Siguió adelante para dedicársela, porque sabía que también Francesca estaría orgullosísima si lograba aquel gran objetivo.

Y así fue, aunque Òscar vivió de cerca la tragedia puesto que montañeros con quienes compartió la ascensión encontraron aquel mismo día la muerte durante el descenso alKanchenjunga. Fue el caso del húngaro Zsolt Eross, con quien el propio Òscar se había fotografiado en la cima; así como su compañero Peter Kiss, el coreano Namsoo Park y los sherpas Phurba Dorji y Bibasch.

El Kangchenjunga ya había marcado la trayectoria de Cadiach en 2007, después de que en su primera expedición a esta cumbre, conocida como la montaña sagrada de los cinco tesoros escondidos, viviera en primera persona la muerte de su compañero de cordada y socio empresarial, Íñigo De Pineda, que se precipitó por una pendiente después de sufrir un ataque cardíaco cuando ambos se retiraban de un ataque a cumbre a 8.300 metros.

En su segunda tentativa, en 2009, fue él quien estuvo a punto de no regresar, después de quedar situado durante tres días en el campo III, a 7.300 metros de altitud, acausa de un ciclón, completamente solo, sin posibilidad de comunicar y sin apenas provisiones.

En la tercera, en 2011, enfilaba ya el camino de la cima cuando a 8.100 metros se vio obligado a darse la vuelta después de que se le derramara encima el camelbak y perdiera el calor corporal.

Tras el Kanchenjunga los ochomiles que más expediciones le han costado a Cadiach, para poder ascenderlos por vez primera, han sido el K-2, el Everest y el Gasherbrum I (tres cada una); el Dhaulagiri y el Manaslu (a la segunda tentativa). Por contra Cadiach escaló en su primera visita el Nanga Parbat, Shisha Pangma, Makalu, Cho Oyu, Gasherbrum II, Lhotse y el Annapurna.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También